El regreso de Mortal Kombat

Cole Young es el heredero de la marca del dragón y deberá enfrentarse al legendario Raiden.

El popular videojuego de Ed Boon y John Tobias fue llevado por primera vez a la pantalla grande en 1995, en un filme de Paul Anderson estelarizado por Christopher Lambert, que merecería una secuela dos años después y un legado en el 2011.

Resulta un tanto sorpresivo que la saga reviva, ahora en un sanguinario filme de Simon McQuoid, reservado para mayores de 18 años.

De acuerdo con el guion de Greg Russo y Dave Callahan, el mediocre peleador Cole Young (Lewis Tan) descubre que la marca de dragón que tiene en el pecho lo confirma como descendiente directo de Hanzo Asano (Hiroyuki Sanada), un legendario samurai que espera en el infierno la oportunidad de vengarse del gélido traicionero Bi Han (Joe Taslim). Cole y sus amigos deberán enfrentarse a las huestes del temible Lord Raiden (Tadanobu Asano) para salvar a la tierra.

El primer largometraje de McQuoid tiene que contentarse con un héroe poco carismático; en cambio, tiene villanos divertidos, como el parlanchín Kano (Josh Lawson), y una bella heroína, Sonya Blade (Jessica McNamee).

Resulta evidente que la falta de experiencia fue subsanada con múltiples efectos especiales de monstruos de cuatro brazos y cubetadas de sangre en la escena inicial.

Mortal Kombat pretende ser el regreso de una exitosa franquicia, y queda abierta la puerta para una o más secuelas, dependiendo del éxito en taquilla que obtenga.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon