Exorcista mexicano

Camila Sodi hereda la casa de su abuela, quien fue asesinada por el diablo, en El exorcismo de Carmen Farías.

Tras el éxito de la cinta de William Friedkin, El exorcista, sobre la célebre novela de William Peter Blatty, el cine mexicano trató de aprovechar el éxito con películas como Satánico Pandemonium, de Gilberto Martínez Solares. Medio siglo después, sorprende que el tema se retome en El exorcismo de Carmen Farías, de Rodrigo Fiallega, actualmente en cartelera.

De acuerdo con el guion de Molo Alcocer Délano, la periodista Carmen (Camila Sodi) se entera de que su madre le ha heredado el viejo caserón de su abuela, y decide pasar un fin de semana en el lugar con su esposo Julián (Juan Pablo Castañeda), con quien ha fracasado en su intento de tener hijos, debido a varios abortos. 

Revisando el lugar, Carmen descubre una serie de videos, que muestran a su abuela participando en los exorcismos practicados por el padre Juan Carlos Colombo, quien le pide que entregue esas grabaciones y, además, le confiesa que el diablo le quitó la vida a la anciana, la vista a él y también ella será una víctima.

El director capitalino de Ricochet trata el asunto con seriedad, pero no consigue trasmitir un verdadero horror, con una deslavada fotografía de Carolina Costa y una estridente música de Jordi Bachbush. Los efectos especiales son bastante primitivos, además de que se ha prescindido del vómito verde.

La Sodi queda a años luz de Linda Blair, mientras que Colombo es un aceptable heredero del padre Karras.

El exorcismo de Carmen Farías no aporta nada nuevo; solamente será del agrado de los fans de la Sodi o de los amantes del género.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon