Los apolíticos y su derrota

Ser apolítico es una de las críticas más brutales que puede padecer la clase política, a la que hoy la ciudadanía percibe como inoperante, carente de moral pública e ineficiente.

Frente al hastío de la política, la ciudadanía se ha alejado históricamente de todo a la que huela a ella. En este trazo, los partidos políticos, las estructuras de gobierno, y en especial la clase política -salvo raras excepciones- atraviesa por un descrédito que se multiplica no solo en México, sino también a nivel internacional.

La brecha entre el mandato ciudadano y su operatividad en el ejercicio de gobierno es, en todo momento, la mayor de las impugnaciones; es decir, el ciudadano ha comprobado amargamente que la soberanía no radica en el pueblo, sino en una clase política que suele manejar al Estado como le viene en gana, convirtiéndose en juez y parte, sin mirar las necesidades sociales.

Este escenario es el que ha causado no solo la crisis de representatividad, que no debe entenderse solamente como una crisis de partidos, sino también como la ausencia de credibilidad en los servidores públicos y, por ende, del valor de la voluntad ciudadana dentro de lo que llamamos democracia.

La ONG “Latino barómetro” ha perfilado diferentes encuestas sobre democracia a nivel Latinoamérica, las cuales inciden en la desconfianza de la ciudadanía hacia las instituciones públicas, la política y los políticos, representada en el alejamiento de la ciudadanía de los procesos electorales y la precaria militancia ciudadana en los partidos políticos.

Ser apolítico, sin embargo, es la versión más degradante de la inoperancia del gobierno en los ciudadanos, porque implica impotencia ciudadana y descrédito sobre la función civilizatoria que dio inicio al derecho como premisa para dirimir los problemas sociales: el Estado.

Ser apolítico es una de las críticas más brutales que puede padecer la clase política, a la que hoy la ciudadanía, en términos generales, percibe como inoperante, carente de moral pública e ineficiente, en un mundo que no advierte un porvenir encausado por el gobierno, sino en manos de un nuevo Estado de naturaleza al estilo de Hobbes.

Consultoría política: [email protected]. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , ,



Right Menu Icon