Los reales argumentos de Morena

Morena Hidalgo está reacio a que se realicen las elecciones el 18 de octubre, pero ¿cuáles son las razones reales para esta resistencia?, ¿de verdad le preocupa la salud de la población o teme recibir el rechazo de las y los votantes?

Después de que el Instituto Nacional Electoral (INE) y el Instituto Estatal Electoral de Hidalgo (IEEH) determinaron suspender el proceso para la renovación de las alcaldías en la entidad con motivo de la pandemia de covid-19, la semana pasada el máximo organismo electoral decidió reanudar el proceso.

Por la crisis de salud que viven México y el mundo, las tareas político-electorales en Hidalgo y en Coahuila, en donde deben elegir diputados locales, se paralizaron desde el mes de marzo; sin embargo, en una decisión de diez votos a favor y uno en contra, el consejo general del INE determinó reanudar el proceso a partir de agosto.

Se acordó que sea el domingo 18 de octubre cuando se lleve a cabo la jornada electoral y que el miércoles 15 de diciembre se lleve a cabo el relevo de autoridades municipales. Para entonces corresponderá a los Concejos Municipales entregar el poder en las 84 alcaldías a la planilla ganadora.

Como era de esperarse, la decisión del INE para reanudar el proceso no dejó a todos contentos. Morena Hidalgo de inmediato emitió un comunicado mostrando su inconformidad porque con ello el INE “presupone una indiferencia hacia el bienestar y salud de los hidalguenses”.

En primera instancia resulta entendible la postura de Morena en razón de la pandemia, que en mucho y a consecuencia de una errática política gubernamental, tiene hoy a México apenas debajo de Estados Unidos y Brasil en el número de decesos a nivel mundial. Con todo y que prácticamente desde que llegó el mal a nuestro país, el presidente López Obrador ha dicho, ¡en 15 ocasiones!, que el problema lo estamos superando.

No se necesita ser un gran analista para darse cuenta que atrás de la negativa de Morena para reanudar los trabajos electorales hay fundados temores que la jornada electoral no les permitirá “arrasar” en los 84 municipios por razones varias, tal como habían venido anticipando en reiteradas ocasiones.

De entrada, Morena Hidalgo a nivel dirigencia parece una cena de negros y se da por anticipado que, cuando se den a conocer los nombres de los candidatos a las alcaldías -presidentes, síndicos y regidores-, la crisis va a estallar de manera tal que los más peligrosos adversarios a los que tendrán que enfrentar serán ellos mismos. Al tiempo.

Por otro lado, saben que la problemática que hoy vive México se va a reflejar en las votaciones en Hidalgo. Por ejemplo, en el tema del covid-19 es por todos sabido que los 50 mil muertos –aunque se asegura que en realidad son muchos más-, en gran parte son por las políticas implementadas desde Palacio Nacional, en donde la pandemia les cayó “como anillo al dedo”.

Pero no sólo vivimos desastrosos resultados en materia de salud, pues en seguridad hasta hoy las 60 mil muertes violentas en el país han superado cualquier época desde que se lleva la contabilidad de estos hechos. Hay voces que todavía siguen culpando a los gobiernos anteriores, pero lo cierto es que cada vez menos gente acepta que todo es cosa de los que se fueron y no del actual gobierno que pronto va a cumplir dos años.

Y en lo económico las cosas están cada vez peor, claro, en mucho por la pandemia que ha traído un brutal cierre de negocios grandes, medianos y chicos. Pero no perdamos de vista que la debacle comenzó mucho antes que el covid-19, de manera que culpar a la pandemia de todos nuestros problemas es inexacto, pues se ha visto la indiferencia del gobierno, cuyo titular asegura que “vamos requetebién”.

Ante este dramático escenario en materia de salud, seguridad y económico en todo México, Morena mantiene la esperanza que el año próximo las cosas podrían mejorar (ojalá que así sea) y por ello propone dejar para 2021 las elecciones municipales e incluso empatarlas con las federales para diputados, pensando que para esa fecha “algún efecto López Obrador”, como en 2018, les permitirá ganar casi todo.

La realidad de los argumentos de Morena para no reanudar el proceso son esos, aunque asegure que es para preservar la salud de los hidalguenses. Y es que la mejor muestra de que al gobierno morenista poco le interesa el bienestar de sus gobernados es el anuncio del desfile del Día de la Independencia, el Grito una noche antes, la negativa de AMLO a usar cubrebocas, sus giras al interior del país, etcétera.

Que los diputados locales de Morena en Hidalgo también estén en desacuerdo para realizar las votaciones el 18 de octubre aduciendo las mismas razones, tiene otra lectura igual de clara. No olvidar que varios de ellos se separaron del cargo en tiempo y forma para lanzarse como candidatos a alcaldes.

El proceso se suspendió y sin rubor alguno varios de ellos (no todos) se reincorporaron a su curul, pero ante la nueva fecha a nuestros representantes populares ya no les dio tiempo de volver a licenciarse y poder quedar en condiciones de convertirse en candidatos porque la ley establece que deben separarse de su actual responsabilidad 90 días antes de la elección y de aquí al 18 de octubre ya no les cuadran las cuentas. Caso concreto es el caso del diputado por Tula, Ricardo Baptista, cuyo nombre era de los más sonados para ser candidato de Morena por Tula.

Claro, ahora el IEEH deberá poner toda la atención al reactivar el proceso electoral a partir del próximo 10 de agosto: la capacitación de los funcionarios de casilla, los eventos de campaña, como la jornada electoral. En todo ello se deberán extremar los cuidados porque la situación en materia de salud así lo amerita. No hay de otra.

Y Morena, a final de cuentas deberá sumarse a las tareas. A pesar de todo está ante la gran oportunidad de lograr un buen número de victorias en las 84 demarcaciones de Hidalgo.

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero… Entre nos. 

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.



ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon