Menchaca debe frenar a morenos acelerados

El discurso en su toma de protesta como gobernador, Julio Menchaca señaló que gobernará para todos, independientemente de los colores, y que solo en unidad se superarán los retos.

El gobernador julio Menchaca tiene en puerta la presencia de muchos morenos que sienten que con el poder en la mano pueden sacar el hacha de la venganza y cortar cabezas de quienes consideran sus enemigos, y que no son otros que los priistas que durante cerca de 100 años fueron los mandones en la entidad.

No otra cosa se pudo ver y escuchar en la ceremonia de toma de protesta en la Plaza Juárez, donde una y otra vez intentaron convertir la ceremonia en una piedra de sacrificios en contra de los priistas presentes, particularmente los exgobernadores.

Menchaca tuvo la prudencia de descubrir la intención de los acelerados y de frenar con su discurso la intención de tribus de morenos que buscaban convertir la toma de protesta en un acto de enjuiciamiento contra el PRI y en contra de los priistas, que por cortesía o por obligación asistieron al evento en la Plaza Juarez.

Porque una cosa es actuar con la ley en la mano y poner orden en las instancias del gobierno saliente, donde se tengan elementos de juicio y de acción de acuerdo a la ley, y otra muy distinta actuar en contra no de los que pudieron fallar, que pudiera haber, y otra convertir estos actos por darle gusto a los acelerados en una masacre grilla.

Tan hubo conciencia de la realidad que el ya gobernador en su discurso dijo “hay muchos problemas antiguos y complejos pero UNIDOS podemos superarlos”. Y luego un mazazo a los acelerados “NUESTRO GOBIERNO VA A REPRESENTAR A TODOS, SIN IMPORTAR SUS PREFERENCIAS PORQUE SOLO UNIDOS PODEMOS CIMENTAR LA VERDADERA TRANSFORMACIÓN DE HIDALGO”.

¿Así o más claro?

Los armados con hachas y sogas para ahorcar tricolores tuvieron que guardar sus instrumentos de venganza, porque la línea del gobernador no va por ahí.

Porque los acelerados hubieran esperado señalamientos agresivos contra el PRI y contra sus exgobernadores para explotar en agresiones y lo que es el estilo de los activistas, para darles algún nombre del partido guinda.

Pero no hubo tal.

El camino es la unidad y la conciliación en que todos pongan de su parte para salir adelante.

Y los rijosos ya acelerados parece que no tienen lugar y eso es bueno.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon