Nada que presumir

Mucho se ha congratulado el presidente López Obrador sobre la “bendición” de las remesas que llegan a México, pero ¿es realmente algo digno de presumir? Un país que no ofrece fuentes de empleo y que su gente debe emigrar para ganar dinero, ¿es un orgullo?

Somos muchos los que en México no entendemos por qué el gobierno federal considera como un logro el evidente aumento en el monto de las remesas que los mexicanos radicados –legal o ilegalmente- en Estados Unidos envían a sus familias.

Dicho aumento parece que seguirá al alza, pero es claro que no es consecuencia del buen trabajo de nuestros gobernantes, al contrario: refleja la creciente necesidad de millones de mexicanos de salir de esta tierra para progresar, pues aquí los bajos salarios, la falta de empleo, la inseguridad, el cobro de piso para comerciantes, chicos o grandes, les hace emigrar solos y algunas veces con toda la familia.

Así las cosas, sin duda que los expertos tienen razón cuando aseguran que el mayor logro económico de los mexicanos se encuentra del otro lado de la frontera, pues a pesar de la crisis provocada por la pandemia de covid-19, los envíos de dinero a México alcanzaron los 52 mil millones de dólares durante 2021.

Estos números suponen un crecimiento del 27 por ciento respecto al año anterior, de acuerdo con información del Banco de México. Sin duda que el envío de remesas se ha convertido en uno de los principales salvavidas de las familias mexicanas ante un entorno económico complicado, al grado que este rubro ya significa una de las principales fuentes de divisas, algo así como el 4 por ciento del Producto Interno Bruto.

Traemos hoy a colación este tema porque la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas determinó que cada 16 de junio sea el a Internacional de las Remesas Familiares, como una especie de reconocimiento a los millones de trabajadores migrantes que en todo el mundo buscan mejorar su calidad de vida y la de sus familias. Está claro, tal como lo ha señalado la ONU, que los también llamados “migradólares”, además de atender necesidades básicas, tienen efectos transformadores en las comunidades receptoras, pues detonan el desarrollo de competencias y oportunidades.

Por su parte, la Condusef asegura que estos recursos han permitido dar un respiro a muchas familias mexicanas, “ya que les ayudan a mantener el consumo en sus hogares, además de impulsar la economía del país”. De acuerdo con información del Banxico, el 95 por ciento de las remesas que llegan a México provienen de Estados Unidos y el resto de Canadá, Reino Unido y España, principalmente.

Se ha informado que las remesas que llegaron a México en abril de 2022 tuvieron su mejor registro al captar 4 mil 450 millones de dólares con un promedio de 391 dólares por envío. Es importante señalar que, para fortalecer la inclusión financiera, hoy se tiene la tarjeta de débito “Remesas paisano”, para que los migrantes envíen recursos sin pagar altas comisiones. Los estados que más se benefician con estos recursos son Jalisco, Michoacán y Guanajuato de acuerdo con los datos del Banco Central.

A todo esto, el presidente pez Obrador se ha referido en varias ocasiones agradeciendo la “bendición” de esas remesas, porque es un apoyo para más de 10 millones de familias mexicanas. En este sentido es relevante la precisión que se hace, pues estamos ante un esfuerzo individual, producto del trabajo, a veces inhumano de los migrantes y nada que ver aquí el gobierno mexicano, como a veces pretende hacer creer AMLO.

Y es que, si de agradecer a un presidente se trata, debe ser a Biden, pues una buena parte de los recursos extraordinarios autorizados por el gobierno del país del norte llegaron a México. Así queda de manifiesto que estamos convertidos en el principal país expulsor de migrantes. Simplemente durante los últimos meses alrededor de 600 mil nacionales fueron detenidos por las autoridades fronterizas de nuestro vecino del norte.

No cabe duda que es positivo que nuestros paisanos estén enviando recursos porque apoyan a sus comunidades, hasta ahí todo bien, lo malo que estos recursos no son producto de empleos que se generan en México, sino en Estados Unidos, de ahí que los récords alcanzados son productos del trabajo de los migrantes y consecuencia de apoyos gubernamentales de Estados Unidos a millones de mexicanos, sobre todo jóvenes que no encuentran trabajo aquí y tienen que emigrar.

A todo lo anterior, las cifras de Hidalgo en esta materia son más o menos así: durante el 2021 recibimos mil 296 millones de dólares. En el primer trimestre al año pasado llegaron 253 millones de dólares y en el mismo periodo de 2022 se recibieron 348 millones de dólares. Los cinco primeros lugares son: Jalisco, Michoacán, Guanajuato, Edomex y CDMX.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon