La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha dado un primer paso en Ginebra, Suiza, para detener la caída de los precios del petróleo. Todo parece indicar que impondrá un nuevo recorte de producción, el primero desde 2008, invitando a los países no integrantes a seguir sus pasos para mejorar los precios internacionales de esta fuente de energía.

Desde su creación, era claro su objetivo: regular los precios del petróleo; sin embargo, con la vuelta de Irán al mercado había sido imposible llegar a un acuerdo para reducir la producción y la sobreoferta mundial de petróleo. La OPEP nació en 1960, en la conferencia en Bagdad por iniciativa de Venezuela y Arabia Saudita, insatisfechos con los precios de entonces, de casi 5 dólares por barril, entonces impuestos por las trasnacionales petroleras.

Hoy son 14 países miembros y, según los datos disponibles, la OPEP ha intervenido en el mercado para ajustar los precios más de 50 veces desde 1980. Este miércoles, la organización ha llegado a un nuevo acuerdo histórico para apoyar los precios, un acuerdo que ha costado sangre, muchas reuniones y comidas para convencer a sus miembros de que hacerlo es lo mejor para evitar seguir vendiendo el petróleo prácticamente a sus costos de producción.

La Guerra de Yom Kippur en 1973 mostró realmente el peso de la OPEP en los mercados petroleros y en la geopolítica de entonces. Gracias al bloqueo a Estados Unidos y a sus socios, provocaron la primera crisis petrolera, y se produjo un incremento de los precios de 3 a 12 dólares, al reducir la producción e imponer un embargo contra Estados Unidos, país que apoyó entonces a Israel, enfrentado a los países árabes encabezados por Egipto y Siria.

Otros momentos relevantes de la influencia de la OPEP en los mercados fueron en 1979, durante la revolución iraní que desató la segunda crisis del petróleo y catapultó los precios hasta los 40 dólares; en 1986, cuando aumentó la oferta y cayó la demanda, haciendo que los precios llegaran a los 10 dólares, lo que obligó a un acuerdo que hizo reaccionar los precios para llevarlos a los 17 dólares en 1987; la crisis financiera iniciada en 2008 y los recortes de la OPEP a su producción en 4.8 millones de barriles diarios; en tres ocasiones de 2008 a 2009, llevó los precios a superar los 100 dólares por barril.

Los mercados han visto el paulatino desplome de los precios hasta llegar a su nivel equivalente a sus costos de producción, provocando una enorme crisis en los países petroleros dependientes de los ingresos petroleros. Ahora, y después de enormes esfuerzos por parte de los principales países productores, la OPEP ha acordado recortar su producción en 1.2 millones barriles diarios, cerca del 1.5% de la producción mundial actual.

El acuerdo de este miércoles, donde Arabia Saudita y Venezuela han logrado convencer a sus socios de la OPEP y Rusia de limitar producción y exportaciones, han estabilizado los mercados petroleros, al darles certeza de lo que harán a partir del 1 de enero de 2017. Ahora, habrá que hacer frente a la especulación, que desde ahora comienza a manipular a la opinión mundial al señalar que los precios podrían superar 100 dólares.

Habrá que ver las reacciones de Noruega y Estados Unidos, quienes actúan de manera independiente y no siempre en función de la estabilidad de los precios del petróleo, sino de sus intereses personales. Mientras tanto, los precios del petróleo mexicano se han cotizado alrededor de los 38, pero si se reduce la producción mundial podría superar los 50 dólares en el mediano plazo.

Autor: José Luis Ortiz Santillán

Economista, amante de la música, la poesía y los animales. Realizó estudios de economía en la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Se ha especializado en temas de planificación, economía internacional e integración. Desde sus estudios de licenciatura ha estado ligado a la docencia como alumno ayudante, catedrático e investigador. Participó en la revolución popular sandinista en Nicaragua, donde trabajó en el ministerio de comunicaciones y de planificación. A su regreso a México en 1995, fue asesor del Secretario de Finanzas del gobernador de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, y en 1998, fundador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.


ARCHIVADO EN:




Right Menu Icon