Quieren prohibir nacimientos y posiblemente Semana Santa

Todo indica que la SCJN prohibirá la colocación de cualquier signo que aluda a una religión, se dice que puede ser respuesta del gobierno federal a la postura de la Iglesia Católica frente a la Reforma Electoral.

Todo indica que este miércoles 9, la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) puede aprobar la resolución que prohíbe la instalación de nacimientos, cualquier otro signo o adorno que haga alusión a una convicción religiosa en espacios púbicos porque se argumenta que estos elementos atentan contra la libertad religiosa y los principios constitucionales del estado laico, así como contra la igualdad y la no discriminación.

Desde luego la resolución solo atiende el recurso de inconformidad de una agrupación del municipio de Chocholá del estado de Yucatán que se inconformó por la instalación de un nacimiento en la presidencia municipal con dinero público, lo que no les pareció conforme a la ley, para lo cual se lleva a cabo el amparo 216/2022 que tendrá, eso se supone, su resolución este miércoles 9 del presente mes.

Hay signos de que le darán la razón a los inconformes y que esta decisión crecerá en todo el país, pues con el mismo argumento de uso de dinero público, lo más seguro es que haya inconformes en todos los estados y que por ley dejen de instalarse nacimientos en las plazas públicas, como en la Plaza Juárez hablando del Hidalgo y que por la misma razón se dejen de poner adornos navideños en las calles, que deje de haber desfile de los Reyes Magos, que no se puedan llevar a cabo los viacrucis el Viernes Santo y ya encarrerados que no se celebre la Semana Santa en las calles por lo que pudiera significar de daño a la economía por el cierre de calles y en el mismo sentido prohibir los conciertos navideños en las plazas públicas, por lo que pudieran significar de gastos con recursos públicos ya sea en su realización o en la vigilancia y otros detalles.

Y ya entrados en gastos, no faltaría el que amparado en lo que decida la Suprema Corte en el caso del municipio de Yucatán, pida que se cancelen las celebraciones del Xantolo por lo menos en los apoyos que da el gobierno estatal con la entrega de insumos para su celebración.

El asunto de Chocholá está desde 2020, pero es hasta este año que se ventilará en la Suprema Corte y hay opiniones de que puede ser la respuesta federal a la posición de la Iglesia Católica que, en voz del episcopado mexicano, se manifestó en contra de la Reforma Electoral que pretende, en opinión de muchos y de la iglesia misma, afectar al INE y con ello dice la iglesia a la democracia.

Raro que se dé esta posibilidad de la prohibición de nacimientos y otras expresiones del mismo corte, sobre todo si se toma en cuenta que muchos de estos eventos como nacimientos y procesiones, así como conciertos y desfiles, tienen un alto contenido turístico, que finalmente beneficia a los pueblos, ciudades, estados y a todo el país.

Y más raro que siendo México una nación altamente católica, con casi el 80 por ciento de sus habitantes creyentes, lo que equivale a casi 98 millones de mexicanos de acuerdo al INEGI, se den casos como el narrado.

En casos como este parece que lo indicado es actuar con sentido común, pero a veces es lo que más falta.

No hay que olvidar lo que dice el Quijote cuando buscando el palacio de Dulcinea se encuentra frente a unas torres y exclama “Con la iglesia hemos topado amigo Sancho”, con muchas lecturas y entre ellas lo poco sano que es pelear en terrenos de religión, que en casos como la pandemia es el único camino que queda de esperanza.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon