Tokio: los juegos de la pandemia

Los juegos olímpicos celebrados en Tokio no solo han sido atípicos porque se postergaron debido a la pandemia, sino también porque ni los deportistas se han salvado de diversas dificultades de salud, y en especial de salud mental.

Vivimos en una era de conmoción social donde la vida ha dejado de ser “normal, donde nos enfrentamos a una recomposición social con una huella dolorosa para la humanidad.

 

Los juegos olímpicos celebrados en Tokio no solo han sido atípicos porque se postergaron debido a la pandemia, sino también porque ni los deportistas se han salvado de diversas dificultades de salud, y en especial de salud mental, realidad que no hemos percibido en su justa dimensión dentro de la descomposición social.

 

Ya habíamos advertido un ascenso de la violencia intrafamiliar y social, sabemos que ello implica problemas de salud mental; apreciamos fenómenos como depresión, angustia y ostracismo en nuestra sociedad, los cuales no se han evaluado de acuerdo a su magnitud, porque el peso de las infecciones y la muerte es tan grande que cualquier otra patología pasa a segundo término.

 

Distintos deportistas que han competido en las olimpiadas de Tokio, como la norteamericana Simone Biles, son evidencia de que el planeta está estresado y que el covid-19 nos está mostrando caras de una realidad enferma que desconocíamos, para la cual no estamos preparados.

 

La pandemia tiene un rostro oculto y sus efectos directos e indirectos se multiplican al paso del tiempo, dejando huellas y heridas que denotan que la resiliencia en los seres humanos no actúa de igual manera en todos, ni de contexto en contexto; esto no solo es claro, sino que advierte que la humanidad tendrá que darse a la tarea, a nivel científico, de prospectar escenarios en constante transformación y crear planes de contingencia sanitaria basados en la experiencia que hemos vivido.

 

Se acabó la era de los superhéroes al estilo de Hollywood, la realidad es cruenta y no admite fantasía; más de tres millones de personas fallecidas en el planeta marcan, sin duda, una experiencia amarga de la cual tenemos que aprender y estar conscientes de que se habrá de repetir.

 

Nunca han existido los años maravillosos; la experiencia social en el planeta nos ha mostrado las asimetrías de sistemas que se defienden a través de la represión legal y los aparatos ideológicos del Estado, como prensa, justicia y educación, entre otros, sin que hasta ahora la humanidad pueda ser construida al margen de la muerte, explotación, el atropello, el despojo y la violencia.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: barra_carlos@hotmail.com.

Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon