Turrubiarte Delgadillo, el caso de la vergüenza

Ayer transcurrió la audiencia del caso 354/2016 en la que José Antonio Turrubiarte Delgadillo, exfuncionario de la Secretaría de Educación Publicación de Hidalgo (SEPH), es acusado por haber cometido el delito de peculado en coautoría con Pablo Pérez Martínez. El caso nuevamente se encuentra en suspensión porque la defensa del acusado interpuso un amparo.

Audiencia bastante parecida a la de la causa 355/2016, pues el abogado de Turrubiarte Delgadillo declaró que ejercerá una defensa pasiva, reservándose el derecho de poder llamar testigos de desacreditación o pruebas nuevas, lo que podría ocasionar que se llamara al exgobernador Francisco Olvera Ruiz a testificar, posibilidad que ha generado especulaciones y teorías sobre lo que podría declarar el exmandatario.

Por parte del Ministerio Público se ejecutaron diversos errores que se tuvieron que subsanar durante el transcurso de la audiencia, para empezar repitieron la pregunta sobre la validez del escrito de la defensa que ofrecía testimoniales, a lo que tanto la defensa como el Juez de Control, Ciro Juárez, tuvieron que esclarecer a la institución social que dicho documento no tenía validez toda vez que se argumentó una defensa pasiva.

Más adelante, Francisco Acevedo Castro, abogado defensor de Turrubiarte Delgadillo, solicitó al Ministerio Público aclarar de que año es la legislación que utilizó para encuadrar el delito de peculado, ya que en un primer escrito se argumentó una legislación y más adelante se cambió. La representación social se tomó un largo par de minutos para ponerse de acuerdo entre ellos, sin gran éxito, pues declararon que fue el Código Penal del Estado de Hidalgo reformado en agosto de 2013 para más adelante decir que habían cometido un error y se trataba del publicado en el Periódico Oficial el 10 de noviembre de 2014, es decir, el acusador se equivocó de legislación por un año completo.

Carlos Arozqueta le quita reflectores al mismo Turrubiarte

Las testimoniales presentadas son coincidentes con las de la causa 355/2016, pero aún así el MP pide que no se realice la acumulación de causas por ser “diferentes”. Destaca la participación como testigo de Carlos Arozqueta, quien también figuró como representante y apoderado de quien acusa, es decir, está a punto de tener más apariciones que el propio Turrubiarte Delgadillo.

El caso del Ministerio Público parece poco elaborado con diversas fallas que seguramente la defensa logrará aprovechar al máximo, al grado de que están plenamente confiados de que no lograrán desvirtuar la inocencia del exfuncionario. Parece que el procurador Raúl Arroyo González tiene bajo su responsabilidad modernizar la Procuraduría pero no podrá salir bien librado de su encomienda si los representantes sociales no logran armar los casos.

Mientras tanto, Ciro Juárez destaca como el Juez de Control que logra tomar las riendas de la causa y, en muchos momentos, subsanando y aclarando los errores de ambas partes. Pese a que es un penalista destacado, la justicia de la entidad está en manos de un MP que logra armar su caso.

Autor: Martha Sáenz

Opiniones y cuentos de lo que veo.



ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon