Vergonzosa actitud de los partidos políticos en Hidalgo

¿QUÉ ESPERAN? ¿Acaso los partidos políticos en Hidalgo no están al tanto de la contingencia por el coronavirus?, ¿o será que más les importa ir un paso adelante que sus contrarios, aunque eso ponga en juego la salud de los votantes?

Los ciudadanos esperaríamos que los 11 partidos políticos que participarán en la elección del 7 de junio anunciaran que, para frenar la propagación del Covid-19, decidieron frenar las campañas en su formato tradicional y que recurrirán a otros medios, como debates en televisión y radio, con ayuda de la prensa escrita, el internet, y el uso razonable de espectaculares y pinta de bardas. Pero como que dicen que no harán actos públicos y como que sí, lo que refleja que no hay acuerdo sobre el tema y todos se miran con recelo y desconfianza para no ser madrugados.

Mal se verán si la iniciativa surge de la autoridad electoral, de salud o del gobierno, porque quedarán evidenciados como más interesados en el hueso que en la salud de los hidalguenses.

Da vergüenza la actitud de la mayoría de los partidos políticos en Hidalgo, que se hacen los desentendidos y como que no se dan cuenta que el coronavirus obliga a tomar decisiones responsables para evitar contagios, y que entre las medidas más exigidas está la de evitar reuniones. Es una medida que deben decidir los partidos y buscar otro modo de hacer campaña.

El PRI ya anunció que no organizará eventos multitudinarios y debemos suponer que en ese rubro entran las campañas, pero no lo especificaron. Los demás institutos políticos no dan señales de vida sobre el tema y mantienen en activo sus programas, sin aparentes cambios o medidas contra el virus.

Partidos como el PAN y el PRD señalan que acatarán lo que decidan las autoridades electorales y de salud, pero con poca claridad en el tema específico de las campañas. Lo más seguro es que los obliguen a no hacerlas, pero no será como dice el poema, “por amor, sino por la juerza”. Los estamos esperando… pero es para hoy.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon