26 de junio: Como las plagas de Egipto

En Hidalgo tenemos nuestras propias plagas, pues además del covid-19, estamos a expensas de políticos resentidos, huachicoleros y personajes que se piensan dueños del poder.

Dice el libro sagrado que el faraón se negaba a que el pueblo de Israel dejara Egipto pese a la petición que le hacía Moisés, y que entonces llegaron diez plagas como prueba del dios de los israelitas para mover por el camino de la fuerza lo que la razón obligaba. Y vinieron la conversión de las aguas en sangre, las ranas, los mosquitos, tábanos, úlceras, granizo, peste, langostas, tinieblas y la muerte de todos los primogénitos de Egipto.

La palabra de Dios se cumplió y “se oyó un clamor por todo Egipto, pues no había casa donde no hubiera algún muerto”.

Cuando una comunidad sufre de varios males al mismo tiempo, se dice que le sucede “como las plagas de Egipto” para dar a entender lo difícil de la situación que se vive, porque además no se ve salida.

Actualmente en el mundo se sufre una gran plaga con el covid-19, al que no somos ajenos los mexicanos y desde luego, los hidalguenses. Y en nuestro estado bien podríamos sumar a la gran plaga del virus otras no menos dañinas, como el huachicoleo a cargo de delincuentes que así ganan mucho dinero y no se detienen ni por tragedias como la ocurrida en Tlahuelilpan el 18 de enero de 2019, que dejó más de 130 personas fallecidas.

Otra plaga es la presencia de grupos ambiciosos que convierten el escenario político en un campo de abusos que no pasan inadvertidos, como el Grupo Universidad, que llegó a pensar que tenía un poder autónomo al que no lo regían las leyes del estado, hasta que la Unidad de Inteligencia Financiera lo alcanzó y lo mantiene en jaque por el caso de los 151 millones de dólares.

También sufrimos la plaga de los que se sienten y actúan como amos y señores de algunas regiones del estado, como los hermanitos Charrez: Cipriano, Pascual y Vicente, quienes hicieron del Valle del Mezquital su imperio y su propiedad, con buena cosecha de poder y dinero, hasta que la justicia dijo “basta”. Cipriano está en la cárcel y Pascual en grandes problemas al ser señalado como cómplice de la banda Los Hades; Vicente tiene las alas rotas para cumplir su sueño de ser alcalde de Ixmiquilpan y suceder a Pascual, que es el actual presidente y que, faltaba más, sucedió a su hermano Cipriano.

Y en tiempos electorales como el que vivimos y volveremos a vivir en 2021 con elección de diputados federales y locales, se añade la plaga de los que se piensan los grandes señores para repartir candidaturas y puestos de poder, o para exigir lo que piensan que les corresponde.

Esta plaga se da en todos los partidos, aunque en el PRI es donde más se manifiesta, con intentonas de cosechar de antiguos honores de poder de quienes no se resignan a que son otros tiempos y que por esa práctica les dieron una tunda en 2018.

Ya ve usted que también tenemos nuestras plagas de Egipto.

MIRA QUIÉN HABLA… El diputado de Tula que en sus cinco minutos de fama coordinó a los morenos y hasta su patrón lo hizo presidente de la Junta de Gobierno del Poder Legislativo, no se conforma con vivir en las sombras y piensa que aún tiene el bastón de mando y no se mira como lo que es: un diputado más. Por eso, con el apoyo del periódico del Grupo Universidad quiere imponer sus ocurrencias y habla de que citará a funcionarios y creará comisiones para vigilar y checar los gastos en la pandemia. El señor le falta al respeto a dos diputadas: a la presidenta de la Junta de Gobierno, que es María Luisa Pérez Perusquía, quien ha mostrado más capacidad que el fulano este, que tuvo un paso desastroso por el Congreso, con abusos y metidas de pata que le corrigieron desde la Suprema Corte de Justicia de la Nación y un uso abusivo del dinero del estado, y también intenta pasar por sobre la coordinadora de los diputados de Morena, que es Lisset Marcelino Tovar, con quien debió acordar sus brillantes iniciativas porque él ya no es más que un legislador más. Este personaje tiene la obligación de respetar tanto a Pérez Perusquía como a Marcelino Tovar, porque quiera o no, es su jefa. Además, el diputado había brincado como chapulín porque quería, o quiere, ser alcalde de Tula y cuando vio que se posponía la elección, en maroma circense regresó a su curul pensando que seguía siendo jefe. Pero el que se va a la villa, pierde su silla.

PAJA EN EL OJO AJENO… Investigan a Radio y TV de Hidalgo por facturas falsas en la administración anterior y lo señalan con fuego quienes están siendo investigados por serias dudas en la procedencia de 151 millones de dólares. Eso se llama ver la paja en el ojo ajeno e ignorar la vigota que se trae en el propio.

TELETRABAJO… El covid-19 va a provocar que en muchos empleos la presencia en los centros laborales no sea necesaria y que los deberes se cumplan desde casa, vía Internet. Sobre todo porque este virus no se va a ir y la apuesta es que se invente la vacuna y con ella se le venza, pero esto será un logro del que dispondrán con toda seguridad los países fuertes, pero al nuestro a saber cuándo le toque. Por eso, María de los Ángeles Eguiluz Tapia, secretaria del Trabajo, ya toma cartas en el asunto del trabajo a distancia.

SE PLACEAN… Aprovechando el temblor del martes, algunos aspirantes a alcaldes se hicieron los presentes en plazas y lugares donde había gente. Soñar no cuesta nada.

TURISMO… Balnearios, hoteles y restaurantes, así como pueblos mágicos, ya quieren abrir y seguramente así lo harán el próximo lunes. De ellos depende que no vuelvan a cerrar, de los cuidados que mantengan en sus negocios y que ofrezcan a los visitantes. JAVIER EDUARDO BAÑOS, secretario de Turismo, le ha echado ganas, sin duda alguna.

 

CIFRAS DE LA PANDEMIA

Hasta la noche del jueves 25 de junio:

EN HIDALGO: 600 fallecidos (15 más) y 3 mil 579 contagiados (97 más).

EN TODO EL PAÍS: 25 mil 060 fallecidos (736 más) y 202 mil 951 contagiados (6 mil 104 más).



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon