Alito y compañía salvan el pellejo, pero hunden al PRI y a la alianza

La dirigencia del PRI Nacional se “dobló” ante AMLO y puso a la militancia tricolor de los estados en la disyuntiva de seguir apoyando a su dirigencia o rebelarse y salvar a su partido.

El todavía presidente del PRI, Alejandro Moreno, al que llaman ALITO, y compañía de la dirigencia nacional, donde por cierto está Carolina Viggiano como secretaria general, parece que ya salvaron el pellejo de lo que se les venía encima por abusos y enriquecimiento ilícito, y que para lograrlo se tuvieron que doblar a las exigencias del presidente apoyando a la militarización del país, con lo que le ponen un clavo más al ataúd del PRI, con el extra de que con esta -para muchos traición-, se rompe la alianza VA POR MEXICO, con lo que ya estarían entregando el triunfo a Morena en el Estado de México y la presidencia de la República en el 2024.

Se da como un hecho que a cambio de esta traición no habrá desafuero para Moreno y menos la aplicación de la ley que pudo llevarlo a la cárcel.

Pero el daño que le hizo al que se supone es su partido es muy fuerte, hasta el grado de que si no surge algo o alguien que lo rescate y le dé vida, estaríamos viendo el final total del otrora poderoso e invencible partido tricolor, gracias a un dirigente que asustado y espantado eligió su beneficio y puso la estaca final en el corazón tricolor.

Los argumentos que dan los seguidores de Moreno para explicar eso de que el ejército esté en las calles hasta el 2028 no tienen ningún sustento y en el fondo se nota su aspiración de evitar la guadaña de Morena y más directamente de AMLO sobre sus cabezas.

El precio es vender al PRI y dinamitar la alianza VA POR MÉXICO.

Queda ahora el enigma de saber cómo van a actuar los priistas de los estados, entre ellos los de Hidalgo que en mas de una ocasión han demostrado que lo son pero de corazón y que les duele la situación de su partido. La disyuntiva es apoyar la actitud de su dirigencia nacional o encabezar una rebelión para salvar al PRI, que se hunde por las decisiones de su dirigencia nacional.

En Hidalgo se tiene un elemento que puede encabezar un movimiento de rescate del partido en la persona del ahora exgobernador Omar Fayad, que ha manifestado su deseo de dirigir al partido y de ser el candidato tricolor a la presidencia de la República.

Sobre todo porque sus dirigentes nacionales para salvar el pellejo ya vendieron al partido y se pusieron de rodillas ante AMLO.

Y pensar que en la imposición de Viggiano como candidata de eso acusaban a Fayad, que le recriminó a Alito la imposición .

Más pronto cae un hablador que un cojo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon