Alito y su microuniverso

Alejandro Moreno, líder del PRI Nacional, es el creador del huracán político que atormenta a su propio partido, que se encuentra maniatado para ser una opción rumbo a la Sucesión 2024.

Los hombres fuertes en la historia de la política trascendieron por el férreo control de las dimensiones sociales a través de la reproducción de su hegemonía en el Estado; de este modo, ciencia, política, educación, cultura, religión, tradición, familia, trabajo, por citar algunas, son estructuras de dominio social que frente a la ignorancia se magnifican y extienden hasta nuestros días, unidas a las funciones públicas y privadas del Estado.

 

Pese a que los partidos políticos son organismos privados de interés público, invariablemente han sido microuniversos de control político de la ciudadanía y cuando se encumbran en el poder público suelen expandir sus condiciones ideológicas para crear una reproducción de su axiología del poder. Así ha sido históricamente el PRI, cuyo líder, Alejandro Alito Moreno, se ha convertido en un hombre fuerte por su poder tras bambalinas, al mismo tiempo que mantiene en vilo a las estructuras del partido y en jaque a la cúpula del poder.

 

En este trazo inverosímil del dominio político, Alito Moreno ha maniatado al tricolor ante la impotencia de la cúpula de la vieja guardia que, precisamente, no tiene mayor poder y su presencia es carente de cualquier forma de influencia en la toma de decisiones del Revolucionario Institucional, condición que evidencia que la actual dirigencia ha podido establecer una verticalidad que amenaza, inclusive, a dejar fuera de la carrera presidencial a cualquiera.

 

Paradójicamente, el dedazo de Moreno se esgrime como una sombra brutal en el tricolor de cara a la contienda electoral de 2024, por lo que la negociación de fondo estriba en que la designación del próximo aspirante a ser abanderado del PRI podría incidir en la prolongación del poder de Alito tras bambalinas en el tricolor.

 

En esta catástrofe, las palabras de Alito en defensa de la democracia son poco menos que una flatulencia en un huracán, ya que el buen juez por su casa empieza, pero en el caso del PRI, ni en el pasado ni en el presente se ha democratizado. Qué se puede esperar de un líder que habla de respetar la democracia en México, al tiempo que en su partido ha instaurado una autocracia como un microuniverso.

 

Consultoría política: barra_carlos@hotmail.com. Suscríbete a mi canal de YouTube: Ciudadanía de Kristal.

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , ,



Right Menu Icon