Autopsia de la corrupción de Peña Nieto

Y NADIE PAGARÁ. Tristemente somos testigos de cómo los políticos corruptos siguen librando el castigo que debería imponerles la justicia. ¿Quién cree en la justicia en este país?

Nadie puede esconder por siempre esqueletos en el clóset, el hedor de los cadáveres suele recorrer kilómetros y los delata, o bien, suele alertar a los transeúntes que denuncian a la policía el mal olor.

Ahora es Rosario Robles, multicitada y conocida desde el caso Ahumada y la “Estafa Maestra”, quien debe comparecer por los esqueletos escondidos en su armario durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, lo cual no implica en modo alguno que los culpables habrán de pagar.

Es verdad que López Obrador habla y habla de perseguir a los políticos corruptos y hacer de esta república el paraíso de la probidad y honestidad, pero no es menos cierto que, hasta ahora, de lengua nos comemos un taquito, porque no pasa ni una chingada para castigar las anomalías de los servidores públicos. Aquello de que “el buen juez por su casa empieza” es una de tantas mamadas cosméticas que pretenden maquillar la tibieza del actual gobierno amoroso.

Como dicen los microbuseros: a chingar a su madre si no paga el viaje.

Qué puta monserga la retórica actual, porque la de los gobiernos pasados era hueca y vacía, carecía de todo peso aleccionador del trabajo público, era demagogia y gatopardismo; sin embargo, el discurso de AMLO, el que se espera que sea realmente veraz y distinto a las mamadas que hemos oído de la palestra pública, no se muestra en los hechos, seguimos encallados en la arena y nada hace suponer, al menos este año, que la república amorosa nos habrá de solucionar los pedos históricos.

Hasta ahora, los órganos judiciales y de justicia siguen siendo la misma perra matrera de antaño, por lo que ni la Unidad de Investigación Fiscal, ni los pedos con los israelíes se esclarecen; es decir, ni las tropelías publicas ni privadas quedan bajo el peso de la justicia, por lo que Chayito Robles, Juan Collado y EPN pasarán a la historia con pensiones chingonas y caudales económicos propios de empresarios europeos, pero ni madres que pagarán sus culpas. Así que como dicen los microbuseros: ¡a la verga!

Consultoría Política: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon