Bares y cantinas de Pachuca aceptan cierres, pero piden sea “breve”

Tras el anuncio del gobernador Omar Fayad sobre una escalada del 300% en los contagios y un leve ajuste en las restricciones sociales.

Tras el anuncio que hiciera el domingo el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, sobre una escalada del 300 por ciento en los contagios del coronavirus (Covid-19) y un leve ajuste en las restricciones sociales como cerrar espacios recreativos, la Asociación de Bares y Cantinas de Pachuca expresó que aceptarán la medida, pero pidió que el periodo sea corto, “pues sería una diferencia entre vivir o morir”.

Y es que el líder gremial Francisco Javier Zavala Ramírez explicó para Effetá que hay preocupación ante la situación que atraviesan, “que cada vez se agrava”, al grado de referir que algunos propietarios analizan desistir de sus trabajos y buscar otra fuente de sustento; pero añadió que también detectaron otra situación que influye: las limitaciones de licencias de funcionamiento para cambiar aspectos como razón social.

Por lo que reiteró su llamado, el cual, dijo, sería determinante para que algunos colegas regresen a sus labores, donde recordó que recién comenzaban a vislumbrar una apertura cuando ocurrió la nueva suspensión, aunque aclaró que tampoco fue una significativa recuperación debido a las condiciones financieras: “Estábamos ansiosos de abrir pero cuando pasó el mercado no era bueno”.

Al respecto, se dijo confiado en que sea como lo esperan (cierre breve) al expresar que comparado con suspensiones pasadas no se tenían las campañas de vacunación como sí lo es ahora; aunque contrastó su comentario con la variante Delta del patógeno, de la cual señaló que si bien no es tan mortal sí posee un alto nivel de infección, “principalmente en jóvenes por su movilidad”

 

Pedir certificados, bueno pero debe ser planeado

Por otra parte, el presidente de Bares y Cantinas recordó la intención de un municipio de pedir certificados de vacunación para acceder a los establecimientos, y aunque aclaró que no significa lo pida de inmediato, consideró que sería una buena idea pero solo cuando la vacunación ya alcance una cobertura poblacional del 70 u 80 por ciento en esquemas completos.

Ello, pues al decir que un programa puede tener buenas intenciones en su aplicación pero no así en sus resultados comparó el pensamiento al explicar que si se pide ese documento de forma general cuando la inserción de biológicos sea “pobre” se correría el riesgo de que haya falsificaciones y desincentivaría la inoculación, aspecto del que sustentó estaría a favor, “no como castigo social, sino como disminuir una aversión a la vacuna”.

Además de que limitaría la posibilidad de que un gran porcentaje del mercado potencial, no solo de bares, quede privado de poder acceder a establecimientos. Sin embargo, Zavala Ramírez acotó que ello solo es un planteamiento como otros más que la asociación busca proponer en mesas de trabajo formales, de las cuales manifestó aún buscan su instalación con las autoridades pertinentes.

Por último, subrayó que antes de que debieran cerrar hacían labores de concientización entre sus comensales como en las medidas de bioseguridad o en la importancia de vacunarse y los cuidados posteriores, aunque se pensara que fuera a la inversa, “pues cuando hay afectaciones nosotros somos los primeros en sufrirlas y no conviene”.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon