Caprichos del destino

En Tres días y una vida, la desaparición de un niño de cuatro años destapa una serie de acontecimientos llenos de mentiras

La mejor cinta del XXIV Tour de Cine Francés, que se celebra actualmente en Pachuca y en otras 72 ciudades, es Tres días y una vida, de Nicolas Boukhrief.

La cinta está basada en una novela de Pierre Lemaitre, que se ubica en un pequeño pueblo en la frontera belga-francesa, en el año de 1999.

El jefe de la policía local coordina las labores de búsqueda del pequeño Remi (Leo Levy), un niño de cuatro años que ha desaparecido, ante los reclamos del padre (Charles Berling), un desempleado que protesta por el cierre de la fábrica local.

Un flashback cuenta lo que ha ocurrido tres días antes: Antoine Courtin (Jeremy Senez) es un chico que vive con su madre viuda, Blanche (Sandrine Bonnaire), que trabaja a deshoras para poder salir adelante, con un inmigrante polaco despreciado por todos. El médico local, Hubert Dieulafoy (Philippe Torreton), ayuda al chico en su deseo de convertirse en doctor; sin embargo, una serie de acontecimientos cambiará su vida para siempre: la muerte de un perro, su desengaño amoroso, un accidente infantil y una inundación.

Aunque años después el muchacho se habrá convertido en un flamante doctor que piensa irse a Egipto, el pasado se encargará de alcanzarlo y darle su merecido.

El director de Made in France hace un fascinante estudio acerca de la culpa y el poder de redención, apoyado por un sólido reparto que ejemplifica perfectamente la teoría del karma.

Trois tours et une vie es, pues, la mejor cinta del Tour y no hay que perdérsela.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon