Cínicos, vividores, regulares, buenos y muy buenos aspiran

Son muchos los que quieren ser candidatos a diputados federales, desde que los que buscan reelegirse, sin que su trabajo haya significado algo en San Lázaro, hasta los buenos perfiles que esperan la decisión de su partido.

El 6 de junio se elegirán diputados federales y locales en nuestro estado de Hidalgo, lo que ha provocado dos alianzas que buscan, con la fuerza de partidos unidos, ganar la batalla electoral.

Una de las alianzas es la de “Va por México” que une en esta lucha electoral al PRI, PAN, PRD y PESH y en la otra “Juntos Haremos Historia en Hidalgo” a Morena, PT, PVEM y PANALH.

Estas alianzas tienen sus razones y motivos, en algún caso muy cuestionable, pero, al final, de lo que se trata es de tener el Poder Legislativo en sus manos.

Y para ganar, como en cualquier batalla, se trata de estrategia y de buenos soldados, porque sin una de ellas no se puede resultar vencedor.

La estrategia la definen los generales, en este caso los dirigentes de los partidos, y todo indica que desde el momento en que se decidieron por alianzas definen cuál es su plan.

Sigue el tema de los combatientes, o sea de los aspirantes.

Ya aparecieron muchos nombres de los que quieren ser candidatos

Hay de todo como en botica y todos con un calificativo de acuerdo a lo que han mostrado en los cargos que han desempeñado.

A ver cómo ve usted esta división de aspirantes de acuerdo a los nombres que se han dado a conocer.

 

LOS CÍNICOS Y VIVIDORES 

Cínico es el que actúa y decide con descaro sin sentir pena ni vergüenza y con mentira.

En esta lista deben estar, porque piensan que se lo han ganado, los que quieren reelegirse, seguramente porque creen que se lo merecen por su supuesto gran papel que han hecho en el Congreso.

Entre ellos y, aunque usted no lo crea, ya se apuntaron para repetir como diputados federales Julio César Ángeles, actual diputado por Tula; Simey Olvera, legisladora por Actopan; Fortunato Rivera, que está en San Lázaro por el distrito de Huejutla; Jannet Téllez Infante, que se dice diputada federal por Tepeapulco; Lidia García Anaya, que dicen que es diputada por Pachuca; y legisladoras, que las conocen en su casa, pero que quieren volver a ser diputadas como María Isabel Alfaro y Marivel Solís Barrera, entre otros . 

No cuesta mucho ver que todos, o la mayoría, son del Grupo Universidad.

Es, sin duda, la gran prueba para la nueva presidenta de Morena, que en esta oportunidad puede mostrar si su partido ya se sacudió el yugo del señor del altiplano o siguen siendo mangoneados por este grupo.

Porque la verdad, ninguno de estos que quieren repetir se lo merecen, por el triste papel que han desempeñado en San Lázaro, sin asomo de capacidad para este cargo y sin ningún interés por Hidalgo, al que dicen representar.

Si Morena postula a uno de estos personajes seguramente perderá, porque lo único que han mostrado es amor por el sueldazo que cobran y, ni se diga, por los extras como el aguinaldo que acaban de percibir por más de 300 mil pesos.

¿Usted cree que quieren dejar este paraíso así como así?

Anote usted entre los que le tiran a todo lo que se mueve, siempre y cuando haya lana, al ahora, suponemos, diputado con licencia -quién sabe cuántas lleva con eso de que le brinca a todo-, Ricardo Baptista, que ya se apuntó porque quiere otra vez hueso, aunque ya tiene uno en el ayuntamiento de Tula, pero seguramente le parece pequeño.

Y todos son de Morena, de ahí la oportunidad para sacudírselos de una buena vez.

 

LOS REGULARES

Entre los nombres que suenan también los hay regulares, es decir, que pueden ser.

Entre ellos: Luciano Cornejo, que no se le debe perder de vista; Navor Rojas, que ha merecido mejor suerte en la política; Héctor Meneses Arrieta, que construye una carrera pero parece que no le alcanza; Bernardo Arista, que todo indica tendrá que esperar mejores días; y José Sanjuanero, que con ser nombrado entre los posibles ya tiene un reconocimiento.

 

LOS BUENOS

Son aquellos que tienen méritos para ser pero dependen de las apuestas de sus partidos como Leoncio Pineda, que tiene carrera pero se tienen que ver cómo caminan más cosas; Adela Pérez, que perdiendo Huejutla para alcaldesa parece que perdió lo que ganó con su victoria como legisladora; y en el tenor de buenos, pero a expensas de que se den las condiciones están: Juan de Dios Pontigo, Alejandro Enciso, Sayonara Vargas y algunos otros.

 

MUY BUENOS 

Son los que parecen ser apuestas ganadoras, dependiendo del distrito al que se les pudiera destinar. Apunte usted a José Luis Romo; Benjamín Rico, que todo indica será diputado federal por Pachuca; Pablo Vargas, al que le metieron el pie los del Grupo Universidad; Erika Rodríguez y Julio Valera, con el problema de ser los dirigentes de un partido ganador que requiere más que nunca de su guía, y José Luis Guevara, entre otros.

Es apenas un breve recorrido por los que han levantado la mano para la elección del 6 de junio.

Son muchos los llamados, pero serán pocos los elegidos.

Ya lo verá usted.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon