¿Cómo estamos: mejor, igual o peor?

SIN VENDAS EN LOS OJOS. Hay muchos pros en la manera de gobernar de AMLO, pero también muchos contras. Es cuestión de tiempo para ver si la Cuarta Transformación logra devolvernos la paz y mejorar nuestra calidad de vida.

Tras la primera ceremonia del Grito de Independencia en voz de Andrés Manuel López Obrador, vale la pena preguntarnos si hoy la mayoría de los mexicanos sentimos que vivimos mejor cuando menos en algún aspecto de nuestra vida diaria, y contestar con objetividad, más allá de las radicales conductas tanto de los defensores del gobierno –o más bien  adeptos o adictos a AMLO-, como de sus detractores, que no son pocos.

Y es que a veces la afinidad o la animadversión por tal o cual personaje o movimiento nos puede llevar a no ver la realidad; sin embargo, bien vale la pena no asumir una conducta u otra para tratar de llegar a una conclusión objetiva, real y cierta.

 

¿Qué nos ha gustado del gobierno de López Obrador? 

Quizá uno de los aciertos del presidente sea que mantiene como uno de sus grandes compromisos el terminar con la corrupción en el gobierno. Resultados hemos visto muy pocos, pero en este renglón mantenemos la esperanza de que, al final de sus seis años de gobierno, pueda entregar buenas cuentas.

Desde hace tiempo he sostenido que el origen de gran parte de los males en México, como la impunidad y la inseguridad, tienen su origen en la corrupción, que lejos de disminuir ha ido creciendo, lo mismo con gobiernos del PRI que con los dos sexenios del PAN, cuando hablamos a nivel federal, y la historia no es diferente en los estados y municipios.

Uno de los avances es que hoy en día los funcionarios corruptos ya le piensan a la hora de hacer sus fechorías. Habrá que ver cómo terminan casos tan emblemáticos como Odebrecht, la estafa maestra o más atrás, en la época de Calderón con la Estela de Luz, aunque de éste edificio ya nada se ha dicho.

Es necesario, por supuesto, que haya acciones del actual gobierno basadas en un marco legal apropiado que poco a poco vaya echando abajo los añejos cimientos de la corrupción en todo el andamiaje gubernamental a nivel federal, estatal y municipal.

Aunque con pocos resultados, hasta ahora el discurso del combate a la corrupción de la 4T nos tiene esperanzados de ver un México diferente.

 

Buen Grito de Independencia

La ceremonia del Grito de Independencia fue otro acierto: sobria, sin los oropeles a los que estábamos acostumbrados, con muy buena participación de la gente, claro, mucha de ella trasladada por su voluntad -o no- de diversos puntos cercanos a la capital del país, pero evidentemente la noche del 15 de septiembre fue una fiesta popular, lo cual indica que los mexicanos están contentos con López Obrador.

 

Austeridad: cumplida

A la lista de puntos a favor de AMLO podemos agregar la austeridad con la que viaja por vía área, con todo lo que significa. La disminución de los sueldos del presidente y de su gabinete parece también un buen mensaje para todos, así como lo es el combate al robo de combustible, a pesar de la tropezada estrategia.

 

Los errores

Por otro lado, los temas cuyo trato no  parece acertado en el gobierno de AMLO son varios por la propia complejidad de un gobierno como el nuestro. Podemos seleccionar el caso del aeropuerto en Texcoco, las estancias infantiles, el entregar dinero a diestra y siniestra en programas sociales con evidente fin electoral, el no procurar un mayor acercamiento con el resto del mundo, “porque aquí tiene cosas más importantes que hacer”; el echar abajo la reforma educativa y consentir tanto a maestros cuyo historial delictivo todos conocemos. Y así la lista de contras  puede ser muy larga.

 

La seguridad se cuece aparte

El tema de la seguridad merece un renglón aparte. No hay avances, cada vez es más peligroso este México nuestro, lo mismo en ciudades chicas que en grandes, o hasta en comunidades en donde rara vez se daba cuenta de muertes violentas.

Y lo peor en esta materia es que no se ve una estrategia, pues la Guardia Nacional solamente da tumbos, la mandan adonde no se requiere o a corretear a migrantes y no a maleantes. Sinceramente, no se ve para cuándo las cosas puedan mejorar en este rubro.

 

Proyectos ¿ganadores?

La nueva refinería y el tren maya son proyectos cuestionados por amplios sectores de la población, pues parece que ambos van para adelante, pero de los resultados somos muchos los escépticos. Habrá que pensar y actuar de manera positiva para que, a final de cuentas, a todos los mexicanos nos vaya bien y vivamos mejor.

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima, pero… Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,