Controvertido center

Marcelo Juárez es el jardinero central para el equipo ideal de la Liga Mexicana.

Una de las designaciones más controvertidas del equipo ideal de la Liga Mexicana fue la del jardinero central, pues el elegido fue un hombre alejado de las candilejas capitalinas, al contrario de los otro cuatro nominados. Nos referimos a Marcelo Juárez.

Nuestro candidato natural era Matías Carrillo, considerado el mejor tigre de todos los tiempos. El sinaloense era un pelotero completo que tenía todas las herramientas para triunfar: velocidad, poder y brazo. No es de extrañar que haya recibido su oportunidad en las Grandes Ligascon Marlines y Cerveceros. Como dato curioso, no bateó ningún cuadrangular. En la Liga Mexicana fue campeón de jonrones en 1993 y de bateo en 1996. Compiló 15 temporadas bateando arriba de 300. Su promedio de por vida es un alto .330, con 330 cuadrangulares y 276 robos. A su retiro, en el 2010, se convirtió en mánager y conquistó el banderín en el 2011, seguido muy de cerca por Daniel Fernández. El veracruzano jugó casi toda su carrera con los Diablos, en 24 de sus 25 temporadas en la Liga Mexicana. Tiene casi todos los récords ofensivos del equipo, además de ser el máximo anotador de la Liga, con mil 837 carreras anotadas; sin embargo, su pequeña estatura y su falta de poder le impidieron llegar a Grandes Ligas. En su debut como manejador, en el 2008, hizo campeones a los Diablos.

Otro símbolo escarlata fue Ramón Montoya Lerma, quien durante 15 temporadas defendió la casaca roja; bateó .316 de por vida y es famoso por su fildeo suicida, que lo hacía estamparse en las bardas de concreto del Seguro Social.

Completa la terna Raymundo Torres, un poderoso bateador con un buen brazo, quien falleció en un accidente automovilístico el 27 de octubre del 2012. El batling fue campeón con los Leones de Yucatán, en el 2004, y miembro del Salón de la Fama desde el 2010.

El triunfador, Marcelo Juárez, tiene el porcentaje de fildeo más alto de todos los tiempos, con .984. En sus 17 temporadas en la Liga, defendió ocho casacas y terminó con .300 de porcentaje de por vida, además de que fue líder de robos en 1968. Defensivo, poseía la cualidad de fildear de oído y, en 13 años con los Tigres, compiló un respetable .298.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.



ARCHIVADO EN:
, ,



Right Menu Icon