De los audios a Claudio X. González

Tras la estrepitosa derrota de la alianza Va Por México y los reveladores audios de Alejandro Moreno, la pregunta es: ¿por qué no le han cortado la cabeza política al líder del PRI Nacional?

Es evidente que no le podemos cargar a Alejandro Moreno “Alito” la derrota de la alianza “Va por México” en las elecciones del pasado 5 de junio; en el fondo esta fue provocada por una suma de factores y vectores políticos y sociales que van más allá de una visión lineal. Pero, pero, pero, los audios de “Alito” son un poco más que la punta del iceberg.

 

El México de los lamentos y las heridas políticas tiene una historia dantesca frente a la clase política que se enquistó y que causó el colapso de la región más transparente del aire, aquella del águila devorando la serpiente que hoy es la ciudad de los cristales rotos y la mancha de asfalto en la cual se encumbran las grandes batallas por el poder político.

 

Desde las bravuconadas y las frases estridentes y carentes de veracidad, los audios de “Alito” se convirtieron en una espada de doble filo que lo mismo acuchilló a los pobres del país que a los ricos; a los pobres porque mostró los apetitos sin escrúpulos de la clase política tradicional que se autodenominan “oposición” al proyecto político de AMLO, pero que no lo porque no tiene proyecto de nación y, por otro lado, a los ricos y élites de la burguesía nativa, porque puso a flor de piel que no intentan construir un proyecto de nación, sino destruir lo construido por la 4T.

 

Después de la derrota de la alianza “Va por México”, Claudio X. González y la cúpula empresarial rumiaban la ruina política; de pronto, 2024 aparecía en su mente como una tragedia anticipada y la discusión se focalizó en acorralar al culpable, el cual no fue ni López Obrador ni Morena sino “Alito”, que desde el destape de los audios ya había incomodado a la cúpula empresarial y de la misma alianza.

 

La pregunta que todos nos hacemos es: ¿por qué no le han cortado la cabeza política a “Alito? La respuesta es clara: ni la clase empresarial ni la clase política tradicional tienen un proyecto de país, cuestión que no marca ni rumbo ni certidumbre para hacer frente al capital político de AMLO y Morena, por lo que sustituir nombres en los cargos de “Va por México” parece ser el paliativo de utilizar un medicamento genérico mientras la enfermedad avanza y amenaza con el colapso del cuerpo.

 

Esta derecha extraviada está a punto de experimentar el colapso político de 2024 y lo peor del caso es que será un proceso margo, profundo y brutal.

 

Consultoría política: barra_carlos@hotmail.com Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon