Diputados chapulines no deben volver

TENGAN VERGÜENZA. Aunque los chapulines no conocen de lealtad y servicio a la ciudadanía que los eligió, esperemos que tengan vergüenza y, si no se les concede ganar la alcaldía que tanto ambicionan, no pretendan volver al Congreso de Hidalgo.

A los 14 diputados locales que solicitaron licencia para dejar el cargo y lanzarse a buscar una alcaldía en la elección que esperaban fuera el 7 de junio, se les cebó porque el Covid-19 retrasó el tan ansiado proceso hasta que existan las condiciones para llevarlo a cabo.

Al final fueron 13 los diputados que se fueron, porque Mayka Ortega regresó y dejó para otra ocasión la búsqueda de una alcaldía. De los que brincaron, 8 son de Morena y 4 de ellos del Grupo Universidad, más una legisladora que, aunque dice que es del PAN, en los hechos es de esa misma agrupación.

 

¿REGRESAN?

Dicen, conste que dicen, que algunos de estos hijos pródigos o chapulines la están pensando mejor, porque las expectativas han cambiado con dos escenarios, el primero es que, sobre todo los morenos y más claramente los garzas, ven que la posibilidad de triunfar ya no es tan clara y lo que sí es un hecho es que con la chapulineada ya perdieron el control del Congreso, al que habían convertido en una dócil oficina de su patrón. Como resultado de esto, al parecer, puede darse la vuelta al Congreso de los que solicitaron licencia, en un intento por recuperar el Poder Legislativo que les ha permitido abusos en contra de los otros diputados, ni se diga en el manejo faccioso del presupuesto de Hidalgo y una política de confrontación contra el gobernador, que a pie firme y con buen gobierno ha resistido sus ataques.

Y desde luego pueden regresar, porque sería legal, porque la ley se los permite, pero como dijo la diputada de Morena por Ixmiquilpan, Lucero Ambrocio: “Le fallaron al pueblo“, y si por alguna razón no logran sus aspiraciones, les exige dejar que los suplentes terminen el periodo y que si bien nada se los impide, no pueden olvidar los principios de no robar, no mentir y no traicionar a la gente.

Más claro no se puede ser, falta que no hagan oídos sordos los chapulines, quienes ya demostraron que les valen los compromisos con los ciudadanos y que siempre que puedan dejarán hueso chico por hueso grande.

En lo que respecta a las garzas, parece que su intención es sólo ganar poder. Primero en el Congreso, donde han tenido una actuación miserable y siempre han sido obedientes a su amo; sin embargo, una vez que perdieron el control en la Cámara por su actitud prepotente y abusiva, la tirada parecía ser ganar el mayor número de alcaldías con el agandalle de candidaturas con el apoyo de la dirigencia nacional de Morena, es decir, crear una unión o grupo de alcaldes morenistas, mangonearlo como lo hicieron con el Congreso y desde las alcaldías volverse oposición irracional contra el gobierno estatal.

Pero no contaban con el Covid-19, que frenó la elección y causó el desplome del apoyo popular del presidente, con lo que pierden la capa protectora de AMLO que tuvieron en la elección pasada. Pueden volver, pero ojalá no lo hagan porque seguramente continuarían con esta comedia de abusos.

 

NO OLVIDAR

La memoria es una aliada poderosa para no olvidar lo bueno y lo malo y para actuar con justicia; que no se le olvide a usted la burla que le hicieron estos diputados chapulines, que pueden llegar a ser candidatos, pues tenga usted por seguro que si encuentran un hueso más grande, dejarán tirada la alcaldía para querer ser diputados federales en 2021.

Del Grupo Universidad, Ricardo Baptista quiere ser alcalde de Tula, pero a usted le preguntamos: ¿votaría por este señor que denigró al Congreso con abusos y prepotencia? Usted es el que decide, pero por lo que se ha visto, la preocupación de este “representante popular” es servir a su patrón e Hidalgo le vale un cacahuate.

También citamos a Jorge Mayorga, quien al parecer busca gobernar Tepeapulco, pero en el Congreso se ha comportado como un verdadero porro, como cuando tuvo un altercado con el panista Asael Hernández.

Humberto Veras es otra garza a la que quieren impulsar para quedarse con la alcaldía de Pachuca; asimismo, José Antonio Hernández es una probable apuesta por Tulancingo, alcaldía que también busca un hermano del gran jefe.

Hasta aquí cuatro de las garzas, a quienes se puede sumar Areli Maya, que simpatiza con ellos y, aunque con pocas probabilidades, busca Mineral de la Reforma.

De Morena, con vista a no jalar con las garzas tenemos a Armando Quintanar, Rosalba Calva, Tatiana Ángeles y Susana Ángeles. Los otros cuatro chapulines son: Miguel Ángel Peña (PT), Crisóforo Rodríguez (PES), Adela Pérez (PRI) y Areli Miranda (PRD).

Todos ellos saltaron del barco, pero las garzas con una agenda grilla evidente. A lo mejor van a ser candidatos, o a lo mejor no. Pero si no ganan las alcaldías que ambicionan y aún tienen un poco de dignidad y vergüenza, no deben volver al Congreso.

 

BASTA DE BURLAS

En todo caso, las urnas pueden y deben ser una vía para la justicia, donde a cada quien se le debe dar lo que merece.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon