El amor erótico

¿Cuáles son las consecuencias sociales de la cosificación del erotismo? Carlos Barra advierte sobre los riesgos de desligar el acto sexual del afecto.

Tocaba sus pezones de miel y recorría sus contornos de luna mientras los besos se prolongaban sin cesar, las caricias hicieron que llegara el clímax y con él, un orgasmo múltiple; ella lo miró con ternura y lo llenó de caricias acompañadas del último gemido, mientras él, extasiado, volvía al ritual simbólico de su amor.

La cosificación del erotismo hacia el coito en nuestras sociedades de occidente juega como péndulo nocivo al constreñir el placer sexual al acto en sí, sin admitir las condiciones espirituales, intelectuales y físicas que se prodigaron en muchas generaciones a través de los ritos y símbolos del amor.

Si bien es cierto que el coito debe expresar el placer absoluto entre dos personas que en acuerdo llevan a cabo su sexualidad, no lo es menos el hecho de que expresar afecto hacia la persona es una condición vital para trascender y fortalecer los lazos de fraternidad y aumentar con ello el erotismo y, por ende, el placer.

El trazo de crítico del utilitarismo sexual estriba en que limita la intimidad, pues las personas que reducen la sexualidad al acto coital pierden la gratificación de la interacción afectiva, por lo que se produce un quiebre psicosocial y se nulifican los lazos de fraternidad y solidaridad de esta expresión, generando una pérdida afectiva.

Las novelas que potencian el erotismo desde el amor suelen ser grandes éxitos porque develan la frustración social, vuelven al ritual afectivo y propician los símbolos de interacción mediada por el afecto como condiciones indispensables de una relación que pretende hacer de la experiencia sexual un vínculo solidario de reciprocidad humana.

Transitar por las relaciones eróticas es un camino de aprendizaje que no debe estar exento del acuerdo y del afecto; prescindir de estos argumentos parcializa las posibilidades de satisfacción, porque disminuye la necesidad de exploración afectiva entre las personas al minimizar los elementos de apoyo y gratificación del placer del otro, incrementando el egoísmo y la individualidad ciega, condiciones que vulneran aceleradamente la relación.

Es pertinente incrementar el erotismo de una relación sexual mediante un vínculo afectivo para abrir las rutas del compañerismo y apoyo mutuo, de modo que sean posibles la estabilidad, la confianza y se incremente el placer, condiciones fundamentales en nuestra era donde la desconfianza y el utilitarismo sexual han trocado los vínculos que devienen en estabilidad emocional de las relaciones sexuales.

 

Consultoría política y lectura del Tarot: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , ,



Right Menu Icon