El campesino que se opuso a Hitler

Se trata de la historia real de un hombre austriaco que se negó a jurar lealtad al führer.

El estreno más importante en la reapertura de la Cineteca Nacional es Una vida oculta, el más reciente filme del legendario director estadounidense Terrence Malick.

Por primera vez en su carrera, el director de La delgada línea roja decide hacer una biografía de un personaje poco conocido: el campesino austriaco Franz Jagerstatter (August Diehl), quien vive una apacible existencia en compañía de su esposa, Fani (Valerie Pachner), y de sus tres pequeñas hijas, pero al estallar la Segunda Guerra Mundial se declara un objetor de conciencia que se niega a prestar juramento de lealtad a Adolfo Hitler. 

Repudiado por sus compatriotas, que lo tachan de traidor, Franz es encarcelado, torturado y condenado a muerte. Su único consuelo es su fe cristiana, el amor a su familia y el hecho de saber que actúa conforme a su sentir. Durante el pontificado de Benedicto XVI se le declaró beato, en un reconocimiento a su martirio.

Como en sus últimas cintas, desde El árbol de la vida, la fotografía (en este caso, de Jorg Widmer) juega un papel importante, que retrata la naturaleza de una forma hermosa y apacible en las casi tres horas del relato.

Sorprende ver una de las últimas actuaciones de Bruno Ganz, como uno de los verdugos.

A hidden life es un bello y reflexivo filme que obtuvo el premio Francois Chalad en el Festival de Cannes, pero que no será del agrado de todo el público, debido a su temática y su larga duración.

Avatar photo

Por: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,


TEXTOS RELACIONADOS:

SIGA LEYENDO: