El caso Dreyfus vuelve a la pantalla grande

El acusado y el espía, de Roman Polanski, es un filme detectivesco que supera las versiones de Oswald y Russell acerca de la historia de Alfred Dreyfus.

El mejor estreno de la semana es El acusado y el espía, el más reciente filme del polaco Roman Polanski, que retoma el célebre caso del judío Alfred Dreyfus (Louis Garrel), acusado injustamente de haber entregado secretos militares a los alemanes.

De acuerdo con el guion de Robert Harris, el coronel Georges Picquart (Jean Dujardin, el inolvidable intérprete de El artista) es promovido a jefe de seguridad nacional y, desde ahí, se comienzan a descubrir las anomalías cometidas para condenar a Dreyfus. Sorprendido, Picquart se topa con la cerrazón oficial, que prefiere ocultar sus errores que encontrar al culpable.

El asunto Dreyfus ya había sido llevado a la pantalla grande por Richard Oswald, en 1930, y por Ken Russell, en 1991, pero ninguna de aquellas películas alcanza la maestría del realizador de Repulsión y Punto muerto, quien, por cierto, le ha reservado a su esposa, Emanuelle Seigner, el papel de la amante Pauline Monnier, y él mismo hace una aparición hitchcockiana durante una velada musical.

J’acusse es la mejor cinta de Polanski en los últimos tiempos y, no en balde, le valió el César a la mejor película, entre otros premios.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon