¿El PRI aprendió de sus errores?

¿Acaso estamos ante un PRI renovado, honesto y maduro? Carlos Barra nos invita a analizar por qué el tricolor renació de las cenizas en Hidalgo.

Pese a que la composición del mapa geopolítico en Hidalgo no denota una estruendosa victoria del PRI, sí lo es el hecho de que, después de haber languidecido en el pasado proceso electoral dónde se disputó la Presidencia de la República, hoy se limpia las cenizas y su llama vuelve a lucir.

Pero ¿este triunfo en Hidalgo del tricolor implica un aprendizaje político y reestructuración del partido? La respuesta es contundente: ¡no!

El PRI es un partido populista, y si algo tienen los partidos populistas en América Latina, es que su discurso conciliador e interclasista suele causar empatía y reivindicación social discursiva, que no es el caso del PRI Hidalgo en este momento.

Las variables que primaron en este discreto triunfo del PRI en la entidad -si tomamos en consideración que hace menos de una década dominaba el mapa político- obedecen al siguiente entramado político:

  1. El capital político del PRI causó arraigo social y su sistema de estructura operativa sigue conservando un poder orgánico.
  2. La presencia de Morena en la entidad no alcanza, pese a su significativo ascenso, a concitar las alianzas necesarias para desterrar al PRI, en un Estado apremiado por el peso de la costumbre política.
  3. La contundente erosión social frente a la pandemia y el manejo de la misma por parte del gobierno de López Obrador, pese a ser menos estrepitosa que en otros países, incluido Estados Unidos y su poder económico para contrarrestarla, ha logrado causar desánimo y rabia en los ciudadanos, lo cual se castiga a nivel social y las urnas no escapan a ello.
  4. David contra Goliat. La reacción social al ver el ascenso de Morena en Hidalgo y un PRI sensiblemente disminuido, causó un efecto de rebeldía electoral en los sectores indecisos que se adhirieron al tricolor.
  5. Los panistas, profundamente resentidos y disminuidos en grado superlativo en Hidalgo, se adhirieron tácitamente al PRI, porque el enemigo a vencer es Morena, por lo que muchos simpatizantes y adherentes al PAN votaron por el PRI.
  6. En un esquema estratégico ambivalente, el Ejecutivo del estado se articuló como un contrapeso, evidente, en pro del Revolucionario Institucional, pese a que la relación con López Obrador se percibe cercana.

Estas son las variables significativas de este triunfo, pero en la dermis y epidermis política del PRI a nivel nacional persisten las añejas prácticas de cúpula, esto no ha cambiado y no habrá de cambiar.

Te invito a que te suscribas a mi canal de Youtube “Ciudadanía de Kristal” para que analices videos y reflexiones sobre diversos temas.

 

Consultoría política y lectura de Tarot: [email protected]

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon