En seguridad mucho discurso, faltan hechos y acciones

El gobernador Menchaca tiene bien detectado el problema de la inseguridad y así lo ha manifestado, cuestión de que los encargados del tema atiendan el llamado del jefe, con hechos y acciones.

Por encima de la lucha contra la corrupción, que es como la bandera de este sexenio, y que es sin duda muy buena causa, todo indica que lo que los ciudadanos quieren y exigen ES SEGURIDAD, porque hay hechos y actos que nos hablan de un clima de inseguridad que crece cada día, con un añadido que preocupa y mucho “LA IMPUNIDAD”, al ver que quienes cometen los delitos no tienen que preocuparse porque no les pasa nada o se les da una pena tan de juguete que se mueren pero de risa, súmele a eso que la participación ciudadana es mínima por el temor que se tiene de represalias de los delincuentes y se tendrá un cuadro completo de este drama de la inseguridad.

Es muy bueno el combate a la corrupción porque lo que se combate es una modalidad de la violencia de los que se dicen servidores de la ciudadanía y al final resultan verdaderos delincuentes.

Que se les persiga, exhiba y castigue es muy bueno, pero lo que lastima en este momento es la inseguridad que en los últimos días se ha manifestado de manera brutal.

Lo que las familias quieren es tranquilidad para caminar por las calles, no tener temor si los hijos salen a divertirse por la noche, tranquilidad para que cuando se puede ir a comer a un restaurante no haya contratiempos, pero hace unos días en un lugar de estos en la colonia Periodistas los delincuentes asaltaron a los comensales en un hecho que si no se para a tiempo, se va a replicar si se ve que hay impunidad.

El colmo de la violencia es lo sucedido en Santa María Asunción de Tulancingo, donde se dice que en defensa de un huachicolero que iban a detener, los vecinos asesinaron a un agente investigador, con el cuento de siempre de violencia contra niños cuando todo mundo sabe que lo que defienden es el robo sin consecuencias de gasolina, que les deja mucho dinero fácil.

Santiago Nieto lamentó el hecho, pero si no hay consecuencias contra los asesinos de nada sirven los lamentos, porque se fortalece la impunidad.

Hay temor en la población y circular por nuestras carreteras, sobre todo de noche, es un riesgo porque no se sabe qué es lo que puede pasar y cuando los hijos salen a divertirse por la noche, no se duerme en casa hasta que regresan por el miedo de que algo les suceda.

El gobierno debe aceptar que mucha gente en Hidalgo tiene miedo hasta de ir a comer a un restaurante por lo que estamos viviendo.

Es muy bueno que pongan en su lugar a funcionarios pillos y se les reconoce, pero si esas medidas que visten políticamente a la administración no tienen acciones concretas contra la gente que lastima a las familias de poco servirán realmente.

Santiago Nieto tiene un discurso muy bueno, pero lo queremos ver con hechos y decisiones y resultados en casos como el del agente investigador asesinado recientemente, que no debe ni puede quedar impune, y ni se diga en el caso del restaurante de la Periodistas.

Las palabras son buenas pero son los hechos y las acciones las que convencen y valen la pena.

Las palabras están muy devaluadas porque así lo provocaron los políticos, desde los más altos, es la hora de hechos y acciones.

Sobre todo en el tema de la SEGURIDAD.

El gobernador Menchaca tiene bien detectado el problema y así lo ha manifestado, cuestión de que los encargados del tema atiendan el llamado del jefe, con hechos y acciones.

Estaremos atentos.

 


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon