Eva y el populismo argentino

A 70 años de su muerte, Eva Perón sigue rodeada de admiración, olvidando que mientras Juan Domingo Perón gobernaba Argentina, también hubo represión y control contra organizaciones sindicales y obreras.

Se han cumplido 70 años de la muerte de Eva Duarte Perón, figura que sobresale del análisis histórico gracias a su carisma que, como virtud irracional de atracción social, como admite Weber, sigue agigantando el mito de una efigie que en el fondo esconde las sombras del populismo en Argentina.

El populismo es una doctrina político-económica del capitalismo, cuyas ambivalencias son de tal magnitud en la conducción del Estado como en su retórica, que vulgarmente se cree que es un régimen de corte socialista, cuestión infundada que hoy causa estruendo y confusión en diversos análisis y analistas que advierten que cualquier discurso con carácter social es, en definitiva, populismo.

Lo único cierto del populismo como régimen político es que es una quimera social donde las élites de poder capitalista utilizan los aparatos ideológicos para crear una estela donde se hace creer a los ciudadanos que la estructura de gobierno los ampara y que, en definitiva, ellos son el gobierno.

Lo discutible de Eva Perón, que utilizó con odio y rencor de su historia de vida la categoría de “oligarquía y oligarcas”, es que, pese a que focalizó vehementemente sus ataques a la oligarquía argentina terrateniente e industrial, jamás puso en manos del pueblo argentino el aparato de Estado y, mucho menos, pensó que el Estado argentino estaba en una transición al socialismo. Por el contrario, Eva y Juan Domingo Perón protegían intereses de esa oligarquía de la que tanto impugnaron en esos discursos multitudinarios.

Sin embargo, el escrutinio del análisis histórico no ha servido para que en vez de sentir admiración ciega que tuvieron muchos de los seguidores de Eva, se plantee la represión y control en que estuvieron infinidad de organizaciones sindicales y obreras, muchas de ellas ciegas frente al frenesí populista de los Perón; como tampoco, el peronismo como movimiento político cuya camisa era el denominado “justicialismo social”, evitó la inconsistente amalgama de personas de diferentes tendencias políticas, cuestión que aún prima en nuestros días.

Mi fantasía admite la figura de Eva Duarte, pero no la realidad cruenta y descarnada de un periodo confuso y sombrío en Argentina.

 

Consultoría política: barra_carlos@hotmail.com. Suscríbete a mi canal de YouTube: Ciudadanía de Kristal.

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , ,



Right Menu Icon