Evo: ¿dictador o demócrata?

BUEN MONTAJE. Se ha formado una mala imagen de Evo Morales, pero lo que olvidan quienes juzgan es que Bolivia es un excelente botín para quienes codician el litio boliviano, y el expresidente indígena era un gran obstáculo.

Las versiones conservadoras y pletóricas de intereses creados desde Bolivia y fuera de su latitud han tratado de demeritar la figura de Evo Morales, que hoy vive en asilo político en México. ¿Por dónde, entonces, debe atravesar el análisis de Evo Morales?

Increíble, pero cierto: en un país donde más del 66% de los indígenas son puros y en su mayoría no hablan español, hasta el arribo de Morales a la presidencia de Bolivia sólo había existido presidentes blancos y de los sectores de élite, lo cual entraña una gran paradoja para un país plenamente indígena.

Nunca antes Bolivia había disminuido la pobreza más del 30%, mérito de Evo Morales y que pocos países de la región han logrado, lo cual fue posible por una restructuración fiscal y de aporte social del Estado Boliviano, pero sin duda es un logro no menor e indiscutible.

En este escenario, el crecimiento del Producto Interno Bruto de Bolivia superó el 4%, cosa que ni México ni el resto de los países de la región han alcanzado en los últimos años, por lo que la estabilidad económica de los grandes agregados, e incluso de la clase trabajadora, no tiene comparación con el resto de América Latina.

En cuanto a la reelección del cuarto periodo de Morales, no se ha podido probar ningún fraude por parte del Estado, por lo cual, lo que hemos apreciado es un golpe de Estado de los sectores conservadores que, apoyados por Estados Unidos, crearon un clima de mentira propicio para deponer a Evo Morales, pero en los hechos, el ambiente enrarecido que hoy vive Bolivia denota que el poder se ha usurpado.

En esta tesitura, la inversión extranjera directa en Bolivia también se favoreció en el gobierno de Evo, pero existe una manzana de la discordia: el litio boliviano, que es el nuevo oro mundial, codiciado por intereses privados internos y externos, por lo que el gobierno de Evo Morales era un estorbo para apoderarse de esa riqueza, entre otras, que le pertenecen al Estado boliviano.

La geopolítica juega siempre y su trazo con los factores geoeconómicos pavimentaron el golpe de Estado contra Evo Morales, pero todo indica que tarde o temprano volverá a su país y a la política para continuar con la edificación de un estado societario y no de elite.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , ,