FMI responde ante el COVID-19

LLUEVE SOBRE MOJADO. Por si fuera poca la crisis que a nivel mundial significa la pandemia por el coronavirus, los mercados en todo el mundo están siendo fuertemente afectados y es urgente tomar medidas para evitar una desgracia mayor.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha pedido apoyo a sus países miembros para enfrentar la crisis sanitaria del coronavirus, lo cual hace rememorar sus llamados de auxilio de 2006 y cuando se quedaba sin fondos y flujos de capital recibidos durante la crisis de 2008. Ahora, solicita apoyo mundial para impedir el colapso de la economía frente al masivo retiro de los capitales de los mercados emergentes.

El coronavirus está asolando el planeta. Sólo el lunes en Italia habría ya 2 mil 158 muertos y 28 mil casos confirmados; en España, 342 muertos y 9 mil 900 infectados; en Francia, 148 personas muertas y 6 mil 633 casos; por eso es que la Unión Europea inició el cierre de sus fronteras internas y se prepara para cerrar las externas con la esperanza de detener el avance del virus, luego que países como Italia y España han confinado en sus hogares a sus ciudadanos, alarmados por el aumento de casos y muertes.

La directora general del FMI, Kristalina Georgievaha solicitado que cada país miembro asuma su responsabilidad y tome medidas presupuestarias y monetarias coordinadas para evitar que el coronavirus cause un daño económico duradero. En su mensaje publicado en el sitio web de la banca de desarrollo multilateral, Georgieva señaló que unos 20 países han manifestado su interés en programas de ayuda, solicitudes que podrían proceder en los próximos días.

Con ello, el FMI se declara listo para movilizar su capacidad de préstamo, la cual ronda hoy los mil billones de dólares, listos para ayudar a sus 189 países miembros; precisando que, con la propagación del virus, los argumentos a favor del apoyo presupuestario global coordinado y sincronizado se fortalecen cada hora. Por esa razón es que podría ser necesaria una iniciativa de presupuesto igual a la implementada durante la crisis financiera de los “Suprime” de 2008 y 2009.

Georgieva ha dicho que si sólo en 2009 el Grupo de los 20 (G20), al que pertenecen México, Argentina y Brasil, dedicó el 2% de su Producto Interno Bruto (PIB) (equivalente a 900 mil millones de dólares) a medidas de estímulo económico, hoy esos apoyos podrían ser mucho mayores. Es por ello que el FMI cree que los bancos centrales deben continuar apoyando la demanda y generar confianza al aliviar las condiciones financieras y garantizar el flujo de crédito hacia la economía real, y apunta que en un tiempo de crisis como el actual, las intervenciones cambiarias y las medidas de gestión del flujo de capital pueden ser un complemento útil para los cambios en las tasas de interés y otras medidas de política monetaria.

La funcionaria instó a las autoridades de supervisión financiera a preservar la estabilidad y la salud del sistema bancario para apoyar la actividad económica, señalando que los bancos deberían alentar, con sus propios fondos y reservas de liquidez, a otorgar préstamos a los usuarios del crédito en dificultades y a ofrecer nuevos términos de pago. El FMI a principios de este mes señaló que pondrá a disposición de los países en desarrollo y emergentes alrededor de 50 mil millones de dólares, honrando su palabra de que está listo para movilizar su capacidad de préstamo de mil millones de dólares.

En la página del FMI se enumeran las medidas recomendadas para enfrentar la crisis del coronavirus, respondiendo así a las medidas aisladas tomadas por algunos países, pues su consejo es fortalecer globalmente los estímulos fiscales, precisando que los bancos centrales deben continuar apoyando la demanda y aumentar la confianza, con la recomendación de que los gobiernos proporcionen una respuesta internacional coordinada.

Autor: José Luis Ortiz Santillán

Economista, amante de la música, la poesía y los animales. Realizó estudios de economía en la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Se ha especializado en temas de planificación, economía internacional e integración. Desde sus estudios de licenciatura ha estado ligado a la docencia como alumno ayudante, catedrático e investigador. Participó en la revolución popular sandinista en Nicaragua, donde trabajó en el ministerio de comunicaciones y de planificación. A su regreso a México en 1995, fue asesor del Secretario de Finanzas del gobernador de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, y en 1998, fundador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.



ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon