La canícula

Oficialmente comenzó la canícula, descubre las recomendaciones de salud para evitar afectaciones por las altas temperaturas, sobre todo en tiempos de pandemia.

La canícula comenzó oficialmente en México el domingo 12 de julio y terminará el 20 de agosto. Se define como un periodo en que el calor es más fuerte, tanto en el hemisferio sur como en el norte. El tiempo de duración exacto depende del lugar en que nos encontremos.

Durante la canícula, la temperatura ambiental llega hasta los 40 o más grados debido a un calentamiento excesivo del aire, cielos despejados y disminución de lluvias, tal como oportunamente lo informó la Comisión Nacional del Agua (Conagua), que este año recomienda extremar los cuidados ante la pandemia por coronavirus.

La canícula empieza unas semanas después del solsticio de verano, que como sabemos ocurre el 21 de junio en el hemisferio norte y el 21 de diciembre en el sur. El origen de la palabra es “canes” (perros) y su alusión al fenómeno de calor abrasador. Sin olvidar que existe un fundamento astronómico que alude a la constelación Can Mayor/canícula y su estrella Sirio, La Abrasadora, que nos lleva al calor intenso, tal como lo ratificó el astrónomo Joachim Herrmann en 1986; su reaparición como estrella visible en el cielo de la mañana coincidía hace algunos siglos con los días más calurosos, de ahí aquí el calificativo de “días perros”.

HISTORIA DE LA CANÍCULA

Se dice que hace miles de años la canícula aparecía en el solsticio de verano boreal, en coincidencia con el evento estelar de la reaparición matutina, el orto helíaco de la estrella sirio, la abrasadora de la constelación canícula. Gran parte de la importancia de este periodo es la aparición de varias enfermedades como consecuencia de las altas temperaturas.

Los estudiosos recuerdan que el hecho de que haga más o menos calor en determinados puntos de nuestro planeta nada tiene que ver con la cercanía o lejanía de éstos con el astro rey, sino a la inclinación de eje terrestre respecto al Sol. Por ello, cuando en un hemisferio se sufren las más altas temperaturas, en el opuesto se alcanzan las mínimas.

A los días más calurosos se les llama comúnmente “caniculares”. En las zonas de clima continental este efecto es menos perceptible y las temperaturas máximas suceden antes. De esta manera, los océanos funcionan como amortiguadores de la temperatura global del planeta y evitan cambios bruscos entre una estación del año y la siguiente.

CANÍCULA Y COVID-19

Por su ubicación, Hidalgo es uno de los estados en donde más se siente la canícula, junto con Campeche, Colima, Guerrero y Michoacán, Morelos, Nuevo León, Oaxaca y Puebla. Las autoridades han emitido una serie de recomendaciones para evitar, en la medida de lo posible, los efectos negativos de la canícula, y más con el covid-19 encima:

–  Lavarse bien las manos antes de comer y después de ir al baño.

–  Consumir pescados y mariscos bien cocidos o fritos.

–  Lavar con agua y jabón o desinfectar con plata coloidal las frutas y verduras que se consumen crudas.

–  Ingerir abundantes líquidos y asegurarse de que el agua sea desinfectada.

–  Consumir los alimentos inmediatamente después de su preparación y si esto no es posible mantenerlos en refrigeración.

BREVES

El 2020 ha cambiado todo, incluyendo la vida de las instituciones públicas en el mundo y los gobiernos de los tres niveles en nuestro país.

Al comenzar el año, ninguno de los 84 alcaldes imaginaba lo que les esperaba durante los últimos meses de su administración; sus planes y proyectos de obra pública debieron ser modificados. Hoy, los recursos -o gran parte de ellos- que siempre son insuficientes, están dedicados de una forma u otra a atender las necesidades propias de la pandemia y de acuerdo a las directrices que se dictan a nivel federal y estatal. Sus ingresos propios están casi en ceros como consecuencia de la inactividad económica. 

El virus ha causado la muerte de 35 mil mexicanos, y al ritmo que van las cifras nadie duda que puedan llegar a 50 mil o más fallecimientos. Hasta el momento se calcula en alrededor de 800 decesos por esta causa en territorio hidalguense, estado con alrededor de tres millones de habitantes. Ciertamente es “apenas” el 0.02 por ciento de la población, pero nadie sabe -al margen de las confusas cifras y color del semáforo que dicta el gobierno federal- cuándo se va a alcanzar el pico de la pandemia y entonces ahora sí poder decir que las cosas ya van mejorando.

Las autoridades y la población en general enfrentamos un clima altamente complicado, tanto que ni la jornada para elegir a los próximos presidentes municipales se pudo llevar a cabo el pasado 7 de junio.

Es tiempo de mantenernos unidos en las estrategiasguardar la distancia y en la medida de lo posible guardarse en casa mientras dure la tempestad. Se pide la comprensión para los alcaldes y el propio gobernador si no se cumplen las metas trazadas, pues hoy más que nunca: primero es lo primero.  

Por hoy es todo, nos leemos en la siguiente entrega, pero… Entre nos.

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.



ARCHIVADO EN:
, , ,



Right Menu Icon