La educación como expresión de la libertad

La educación de un pueblo tiene absolutamente todo que ver con su libertad y con las oportunidades de desarrollo; en México, contrario al discurso, no se brinda una educación de calidad ni accesible para todos.

Una sociedad débil se erige en el escenario de una educación débil, ejemplo de la desigualdad social que incide en las pocas oportunidades de desarrollo de un país.

Desde hace décadas, el debate intelectual y social en México se ha perfilado por crear una educación de vanguardia que exprese sentidamente las expectativas de vida y desarrollo humano a la que tienen derecho todos los ciudadanos en el marco de una verdadera libertad, aquella que atraviesa por la emancipación de un pueblo que tiene en sus manos la construcción de su porvenir.

Sin embargo, cuando un país presenta un sistema educativo que carece de elementos para recrear la realidad y propiciar evolución científico-técnica, la fragilidad del tejido social se hace patente y se configuran las rutas de una derrota no solo social sino también nacional, porque las fuerzas motrices de la nación no alcanzan para generar la dignidad y calidad de vida que hacen de un país el hogar de todos.

El argumento central del desfase entre educación y dignidad humana estriba en el impedimento de las generaciones futuras para construir una sociedad donde las oportunidades de desarrollo sean una constante, pero esto es contrario a la realidad imperante, pues presenciamos una crisis educativa desde hace décadas que sigue invitando a replantear lo construido y edificar una educación que le otorgue a cada ciudadano las herramientas para construir su futuro.

El análisis crítico de la realidad traza una correlación entre el grado de desarrollo-país y la vanguardia educativa, al grado que la misma OCDE insta a los países miembros a generar mayores presupuestos para garantizar que la educación sea la fuente motriz de ese desarrollo que se inserta en las lógicas de producción y competitividad internacional, aunado a las condiciones de la cultura como patrimonio humano.

La lógica de la libertad se traza en la educación de un pueblo, no podemos negar esta realidad que propicia los entramados de la dignidad social que, hoy en día, mantiene precarias condiciones de vida.

 

Consultoría política: [email protected]. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal.

 

 

Avatar photo

Por: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,