La patología política de Ricardo Anaya

Nada tan desgarrador como los signos de descomposición de la política, que no son nuevos, por cierto, pero que en este proceso electoral cobran vida y nos vuelven a recordar que el ciudadano, para los candidatos presidenciales y representantes populares, salvo raras excepciones, está en el olvido o es retórica vacía.

Sorprendente pero cierto

Después de que el primer debate presidencial mostrara que AMLO no se ha debilitado, sino que sigue como caballo de hacienda en las preferencias de la ciudadanía, y que José Antonio Meade mostrara un descenso en las encuestas, Ricardo Anaya ve diluirse sus oportunidades de llegar a la Presidencia del país.

Ante esta realidad, Anaya dejó ver a propios y extraños el cambio de estrategia que de ahora en adelante habrá de presentar su plataforma de campaña, ante un intento desesperado por arribar a Los Pinos y contener al monstruo pejelagarto.

La nueva estrategia política de Ricardo Anaya partió de hacer un llamado al presidente Enrique Peña Nieto para llegar a un acuerdo cupular y que el PRI incline su voto a favor de él, porque Meade aparece fuera de la contienda y es momento de “salvar” a México de López Obrador para que el país no se vaya, literalmente, a la chingada.

Lo contradictorio

Fue el mismo Ricardo Anaya, cuando inició su campaña para ser candidato de su alianza y después de ella, el que dijo que “encarcelaría a Peña Nieto por peculado y otras cositas”, que desterraría al priismo de la faz de la Tierra, y él mismo ahora quiere un “voto útil” del PRI, partido al que odia y ha denostado como signo de corrupción e impunidad. Sí:  ahora le pide encarecidamente que salve al país.

Lo cagado

Ricardo Anaya en repetidas ocasiones ha acusado al muchacho alegre (AMLO) de estar enfermo de poder y por el poder, de querer ser presidente de México a toda costa. ¿No es acaso ésta la misma patología, el mismo enfermizo planteamiento que Anaya criticó del Peje, el que ahora presenta? Claro.

Lo negro

Ricardo Anaya se ha puesto de pechito para que en el próximo debate AMLO le pegue por este devaneo absurdo y desesperado, pero sobre todo ya les mostró el cobre a los ciudadanos que más o menos habían empatizado con él, por lo que no nos extrañe que esta nueva estrategia encabrone tanto a los priistas como a los que pensaban votar por él.

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:




Right Menu Icon