¿Legisladores de quién?

A últimas fechas los integrantes del Congreso del Estado de Hidalgo parecen haber activado funciones, aunque no logran atinarle a los temas trascendentales de la entidad, o bien, los evaden.

Entre las filas morenistas el mayor logro ha sido de Humberto Veras Godoy a través de sus propuestas en materia de salud, como la petición de una remuneración económica para todos aquellos prestatarios de servicio, nada raro si se toma en cuenta que es la Universidad Autónoma del Estado de Hidalgo quien mayor auge tiene en dicho gremio. Un segundo logro de Veras Godoy llegó con la propuesta de que las actas de nacimiento ya no tengan temporalidad, lo que podría parecer que mucho tiene que ver con la experiencia del funcionario en dependencias federales y otros cargos.

Otros morenistas han optado por los foros, como Tatiana Ángeles y Víctor Guerrero, en materia de población transgénero y temas ambientalistas, respectivamente. Si bien es cierto que sus esfuerzos abonan a la democracia de la entidad, también es que se enfocan en temas que no son trascendentales o urgentes.

La sorpresa vino por conducto de Lisset Marcelino Tovar, quien propuso reformar la legislación penal para integrar la violación equiparada y ampliar los supuestos del delito de violación. Marcelino Tovar tocó un tema urgente en la entidad, luego de que había expuesto cantidad de propuestas sin pies ni cabeza, pero parece que perseverar en el trabajo le ha rendido frutos. Si algo se le debe reconocer es que nunca ha llegado sólo a sentarse a su curul.

Y es que los morenistas ya han hecho de todo: cantaron, dieron resúmenes de noticias, exhibieron su desconocimiento de temas en más de una comparecencia, mostraron sus fracturas internas, quisieron hacer patrimonio cultural las peleas de gallos, entre un mar de errores políticos. Y siguen sin “atinarle”.

Los priistas, en cambio, optaron por presentar temas en conjunto, mejor elaborados pero carentes de trascendencia. Parecen más ocupados en su imagen que en trabajar en beneficio de la población que representan quienes contendieron por el voto.

El petista Miguel Peña se consolidaba por sus constantes propuestas para después pasar a un sinnúmero de grillas buscando la candidatura a presidente municipal de Mixquiahuala. Mientras el representante del PANAL pasa desapercibido, sin trabajo ni voz, por segunda ocasión.

Los panistas viven una lucha intestina por homogeneizar sus decisiones, pues Areli Maya Monzalvo ya parece más diputada por Morena que por el PAN, eso sí, hábilmente no renuncia a su curul para poder seguir negociando en dos partidos políticos, haciendo parecer que los albiazules no tienen mecanismos de control ni de sanción para su militancia o representantes.

Mientras que los pesistas parecen más activos que el resto de los partidos, pues a excepción de Adela Pérez Espinoza, solamente Jajaira Aceves Calva ha mantenido cercana relación con la población a la que pidió su voto, con trabajo constante a través de gestiones para satisfacer necesidades.

La pregunta sigue siendo la misma desde septiembre de 2018: ¿a quién representa esta Legislatura? Casi todos los representantes del pueblo llegaron a su curul de forma circunstancial, sin ganarse el voto de la población, y ahora reafirman todos los días su alejamiento de quien pudo otorgarles el voto por diversas razones distintas a reconocerlos.

Autor: Martha Sáenz

Opiniones y cuentos de lo que veo.







Right Menu Icon