Los fundadores ponen piedras al gobernador Menchaca

Los llamados “fundadores” de Morena en Hidalgo no le perdonan a Julio Menchaca haberles quitado un puesto que ya sentían de su propiedad y le niegan ser un verdadero militante de izquierda a la vez que analizan con lupa a sus colaboradores.

JULIO MENCHACA, el gobernador histórico que logró la alternancia dejando fuera al PRI, que llevaba cerca de cien años de gobernar al estado, se supone que debía tener como voces críticas y opositoras a partidos como el PAN o el PRI, porque son los que pelearon contra él la gubernatura, pero sucede que quienes se han convertido en verdaderas piedras en su camino son -aunque usted no lo crea-, los de su partido, sí, los de Morena y particularmente los que se denominan LOS FUNDADORES, que no acaban de aceptar que la gubernatura no haya sido para uno de ellos, particularmente para ABRAHAM MENDOZA que por lo que se ve, ya se sentía despachando en el cuarto piso, cumpliéndose aquel grito de “UN FUNDADOR SERÁ GOBERNADOR”, porque en su lógica política ellos eran los dueños de ese cargo, porque son los padres de Morena en Hidalgo y quienes por lo mismo se merecían ese puesto.

Faltaba más.

Y la manera en que grillan a Menchaca es muy fácil de detectar, porque comprende difundir que le niegan que sea de su grupo o moreno de verdad, porque desde su docto punto de vista no es de la línea política que gobierna al país y, sin decirlo, sugieren que es de una corriente de pensamiento distinto al del momento de cambio de México, no como ellos que siempre han sido de corriente renovadora y de lucha por el pueblo y todo lo que dice su discurso, que ya cansa de tan repetido.

Otra forma de ponerle piedra es la de analizar con lupa a los colaboradores de Menchaca, para descalificarlos, porque desde su visión revolucionaria no cumplen con las virtudes de un verdadero morenista. En el fondo se trata de reprobar al equipo del gobernador, pensando que los cargos deben ser para los que estuvieron primero en las filas de Morena, no los que llegaron después.

No se trata de elegir a los más capacitados, que parece lo correcto, sino de darles los cargos a los compañeros que por años fueron y son activistas en hechos que los retratan como conflictivos y contestatarios.

Y no se ve que vayan a cambiar de modo de actuar.

LOS FUNDADORES siguen con la herida abierta por no tener la gubernatura como lo exigieron en su momento, y aunque el voto favoreció a Morena y con ello al presidente AMLO, para ellos no cuenta, pues su sueño era tener el poder y manejarlo con su grupo y con su gente.

Y lo que hasta el momento no hacen los partidos que perdieron como el PAN, PRI y PRD que sería muy lógico, lo hace Morena el partido del gobernador, sobre todo los dolidos llamados FUNDADORES, con Abraham Mendoza a la cabeza, que le buscan tres pies al gato poniendo piedras en el camino de Menchaca.

Lo más seguro es que no cambien y sigan en su labor de golpeteo, porque nada alimenta más este tipo de actitudes que el despecho, la frustración, el resentimiento, la decepción y la rabia por no ser lo que pensaron que iban a ser.

El gobernador tiene al enemigo en casa.

 


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , ,



Right Menu Icon