Los Pericos que no dondequiera son verdes

A pesar de su esfuerzo, perdieron la serie dos juegos a uno contra los Diablos Rojos.

Uno de los últimos equipos sureños en visitar el estadio Harp Helú fueron los Pericos de Puebla; como muestra de su inconsistencia, apalearon a los Diablos 14 carreras a cinco, pero perdieron la serie dos juegos a uno, por pizarras de 2 a 0 y 10 a 7.

Los poblanos se han mantenido en los primeros lugares contra viento y marea, y cuando se metieron en una mala racha, no dudaron en despedir a su mánager, Carlos -la Chispa- Gastélum, quedando a cargo el legendario Gerardo -el Polvorita- Sánchez.

También fueron dados de baja los extranjeros Gorkis Hernández, Wilin Rosario y Ángel Reyes, además de que en Grandes Ligas reclamaron a uno de sus mejores hombres, el parador en corto Drew Stankiewicz.

En el picheo, el único que ha sido consistente es José Valdés, quien marcha invicto con seis victorias. Dieron de baja, luego de varias fallas, a su cerrador Ulises Joaquín, y tras una breve estancia de Wifrin Obispo, confían ahora en el cubano De Paula.

Los poblanos tienen buenos cañoneros, como David Olmedo (.337, 13 jonrones y 39 producidas), acompañado de Danny Ortiz (.274, 12 y 36), además de una buena base nacional con Antonio Lamas (.326), la grata revelación Miguel Guzmán (.345) y Alberto Carreón (.325), pero en el short stop y en las paradas cortas han tenido que recurrir a novatos.

En el picheo se encuentra su verdadero problema, pues después de Vargas solamente está Braulio Torres (3-5 y 5.18). 

Los recién llegados Alfredo Marte y Keon Barkum solamente mostraron chispazos. De Paula y Joseph Lyall deberán ayudar, pero el futuro de estos poblanos en los playoffs luce incierto.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.






Right Menu Icon