¿Los que faltan?

El presidente López Obrador tiene un gran reto frente a sí, pues mientras la ciudadanía no tenga pruebas de que se está castigando la corrupción que ha inundado a México, todo quedará en buenas intenciones… y más mentiras.

¿Hasta dónde podrá llegar el gobierno de López Obrador en la depuración de la corrupción e impunidad en México?

Enrique Peña Nieto, Luis Videgaray, Emilio Lozoya, Ricardo Anaya, Rosario Robles son los nombres de la punta del iceberg de una larga lista de sombras y actores en la estela de corrupción e impunidad que prima en el pasado reciente en el país y que augura un panorama incierto en la estabilidad y credibilidad del actual régimen de la 4T.

Las suspicacias del inescrupuloso manejo del ejercicio de gobierno en la era Peña Nieto han incubado, nuevamente, los fantasmas de un mal estructural con trazos endémicos como el de la actual pandemia, como lo implica la cloaca de la corrupción de la clase política; dando un salto sin precedentes a un halo de esperanza donde por vez primera estos actos de delincuencia no queden en la impunidad.

La discusión del ripio periodístico estriba en un ámbito de morbosidad para probar hasta dónde será capaz el gobierno de López Obrador de llegar para cumplir uno de los objetivos que lo llevó a la Presidencia de la República: el combate a la corrupción.

Las declaraciones emitidas por Emilio Lozoya, exdirector de Pemex, implicado en el escándalo de la empresa inmobiliaria Odebrecht por una serie de sobornos ha generado encontronazos con los hombres de la predilección de Peña Nieto, creando una atmósfera incierta que lo mismo se mueve a través del PRI, empresarios y empresas nacionales y extranjeras, paraísos fiscales, bancos nacionales y extranjeros y el uso de prestanombres, así como del uso de dinero en efectivo que se encontraría resguardado de manera ilícita. En suma, un verdadero iceberg de mierda.

Emilio Lozoya ha pasado a convertirse, para las especulaciones de la clase política, en el gran traidor del sexenio pasado y el peso de su actuación y conocimiento sobre los manejos turbios lo han perfilado para destapar la gran cloaca, eso es seguro, pese a que la información se filtra paulatinamente y que las investigaciones a las que da origen no podrán llevarse a cabo en poco tiempo.

El paso siguiente en este laberinto es, sin duda, el poder legal del Estado para proceder y fincar responsabilidades y penas a través del sistema de justicia, el cual también ha estado en entredicho ante la impunidad y corrupción del que es artífice, por lo que la incredulidad prima en la ciudadanía.

¡Hasta no ver, no creer!

Consultoría Política y lectura espiritual del Tarot: [email protected]  

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.



ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon