Madre indomable

La civil, de Teodora Mijai, narra la lucha de una mujer por recuperar, de cualquier forma, a su hija.

No sé si es algo bueno, pero las películas mexicanas aclamadas en el extranjero, como Sin señas particulares, de Fernanda Valadez, o Noche de fuego, de Tatiana Huezo, versan acerca de la violencia y de madres ejemplares que luchan por recuperar a sus hijos. La civil, de Teodora Mijai, ovacionada en Cannes y a cuya premier nos invitaron los buenos amigos de Caníbal, se inscribe dentro de esta corriente.

De acuerdo con el guion de la propia directora rumana y de Habacuc Antonio de Rosario, Cielo (Arcelia Ramírez) es una mujer abandonada que vive en compañía de su hija adolescente. El puma, un joven delincuente (Juan Daniel García Treviño), le informa que ha sido secuestrada y le pide dinero para el rescate.

Cielo, desesperada, acude a su ex, Gustavo (Álvaro Guerrero), pero ni así consiguen lo suficiente. La indomable mujer prosigue sus esfuerzos y se alía con el probo militar Lamarque (Jorge A. Jiménez); a pesar de sus métodos poco ortodoxos, parece ser el único que consigue avances, aunque la suerte de Laura está, aparentemente, echada.

La directora rumana de Esperando a agosto explica que se inspiró en un caso real. El reparto está muy bien, destacando el villano, arielado por Ya no estoy aquí, y Lamarque, a quien acabamos de ver en Al límite de la venganza.

La civil resulta, pues, un filme crudo y difícil, pero es un retrato necesario acerca de la violencia que existe en nuestro país, y de la lucha de esas madres ejemplares por recobrar a sus hijos.

Autor: Jorge Carrasco V.

Egresado de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM. Periodista activo desde 1981 en diversos medios. Especialista en temas internacionales, deportes y espectáculos. Autor de biografías sobre Pedro Infante y Joaquín Pardavé de Editorial Tomo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon