Natividad Castrejón y Marco Antonio Mendoza, los dos generales

Los coordinadores de campaña se supone que gozan de autonomía en su trabajo de arquitectos políticos con todo el apoyo de consejeros y profesionales en la materia del estilo de campaña. Ellos no son el candidato, pero, de alguna manera, son el rostro, presencia y voz del candidato.

Son ya ocho días de campaña de los cuatro candidatos que buscan la gubernatura del estado, con la certeza de que solo Julio Menchaca y Carolina Viggiano tienen oportunidades reales de ganar y que Francisco Xavier y José Luis Lima no tienen oportunidad ninguna.

Por ello, bien vale la pena revisar cómo caminan las campañas de Menchaca y Viggiano.

Pero a reserva de decir alguna palabra sobre sus campañas, parece importante hablar de los generales de esta batalla electoral conocidos como “coordinadores de campaña”, que se debe entender como los responsables de lo que pase y no pase con sus candidatos, en estos intensos días de actividad política.

Son el corazón y el cerebro de todo el proceso, se supone que, por la importancia del cargo, los más cercanos al candidato, con toda la confianza de quien pone en sus manos, como en este caso, la búsqueda del puesto más importante de la vida política de Hidalgo que es el Poder Ejecutivo.

Por esa misma confianza, se supone que gozan de autonomía en su trabajo de arquitectos políticos con todo el apoyo de consejeros y profesionales en la materia del estilo de campaña: en propuestas, publicidad, presencia en medios y discurso. Ellos no son el candidato, pero, de alguna manera, son el rostro, presencia y voz del candidato.

El candidato no es el coordinador de la campaña, es -en todo caso- el ejecutor de todo un proceso de decisiones, pero que al final recae en la responsabilidad del coordinador, sin evitar -por indispensable- la opinión con todo el peso que tiene del candidato.

Si el candidato ignora a su coordinador, o no le da el peso e importancia que tiene, la campaña es más bien una serie de caprichos que acciones coordinadas y no terminará bien.

De ahí la importancia de que el coordinador no cometa errores que comprometan el proceso electoral y afecte al candidato.

LOS DOS GENERALES

Los dos generales son: NATIVIDAD CASTREJÓN con Julio Menchaca y MARCO ANTONIO MENDOZA con Carolina Viggiano.

NATIVIDAD CASTREJÓN, 58 años de edad, sicólogo de formación, master en programación neurolingüística, maestro en sicoterapia con un doctorado honoris causa humanista, con más de cinco mil conferencias y director de la Universidad Humanista y del Instituto Carl Roger.

Maratonista reconocido tiene una presencia política que arranca desde el gobierno municipal de Juan Manuel Sepúlveda Fayad, que crece con fuerza con José Antonio Tellería y una indudable importancia en partidos como el PAN, PRD, PES y PRI, de los que conoce personajes, estructuras, intenciones y fuerza real.

No es un improvisado y se ha ganado el reconocimiento de ser hombre sensato, ecuánime, de gran facilidad para el diálogo y muy certero en juicios y decisiones.

Del otro lado, con Viggiano, y como coordinador de campaña MARCO ANTONIO MENDOZA BUSTAMANTE. 36 años de edad, lo que puede ser una ventaja o una desventaja que finalmente se manifiesta en las acciones y hechos.

Con licenciatura en derecho, periodismo y locución y una maestría y autor de libros, sobre todo de historia.

Tiene cercanía con la familia Moreira Viggiano y ha escalado puestos importantes en el CEN PRIISTA y en su carrera política hasta llegar a ser en este momento diputado federal plurinominal.

DOS ESTILOS DE CAMPAÑA

Está claro que asistimos a dos modos diferentes de hacer campaña.

JULIO MENCHACA privilegia hacer llegar a la gente una campaña de esperanza en mejores días nacidos de un modo de gobernar, en que no haya corrupción ni dinero que termine en los bolsillos de los que debiendo estar al servicio de la gente solo se sirven de ella, como ha sucedido en Hidalgo.

Con Julio, no hay promesas de obras y acciones sino el compromiso de gobernar con honestidad y honradez para desterrar de un golpe los abusos y corrupción con los principios de la 4T.

Se refleja la aportación de reflexión y análisis del coordinador de campaña, porque lo importante son las ideas y compromisos de nuevos modos de ejercer el poder, en que el dinero público se usará con honradez y se pondrá fin a privilegios de apellidos y personajes.

La apuesta de Julio es por un nuevo modo de mandar, no tanto con el anzuelo de obras y acciones como es tradicional en las campañas en que se ofrece cielo y tierra para pescar votos, aunque la realidad nos ha dicho mil veces que el que mucho promete poco cumple, porque el prometer no empobrece, el dar es lo que aniquila.

La campaña de CAROLINA VIGGIANO no es tanto de modo de ejercer el poder, sino de compromisos de obras y acciones para Un Hidalgo mucho mejor, con ofertas muy llamativas como “la chequera de la salud” con la que se tendrán servicios de salud gratuitos con medicinas, vacunas y atención médica.

Hay espectaculares como el de “VAMOS A DARLE CAMPO AL CAMPO” en que se dice que habrá maquinaria y equipamiento, así como escuelas de campo, en que hay mucha semejanza con las imágenes de Santiago apóstol Matamoros en brioso corcel y solo faltó la espada en la mano para hacer justicia.

Obras y más obras, como el anuncio-compromiso de la carretera El Naranjo a Cerro Prieto, o blindar a Hidalgo por seguridad y la entrega de celulares, tabletas y datos, lo mismo que la promesa -no tan nueva, pero efectista-, de una tarjeta de beneficio económico para la mujer que llamó “LA CONTENTA” y un “TREN TOLTECA” rumbo al nuevo aeropuerto AIFA, que conecte Mineral de la Reforma, Pachuca, aeropuerto y Ciudad de México.

Es una propuesta de campaña que sigue el modelo de muchas otras de promesas de obras y acciones que no tienen el respaldo de CÓMO Y CON QUÉ se llevarán a cabo, y una publicidad en redes sociales y espectaculares muy llamativa en colores e imágenes.

Dos campañas muy distintas, sin duda alguna.

Y quienes deben estar atrás, como responsables ya en los hechos los coordinadores Natividad CASTREJÓN y MARCO ANTONIO MENDOZA.

LAS ENCUESTAS Y LOS ERRORES DE MARZO Y ABRIL

Para los dos coordinadores el tema de las encuestas ha servido para medirlos y tener una idea de su capacidad para enfrentar las cosas.

NATIVIDAD dio a conocer el resultado de seis encuestas con amplia ventaja para Menchaca, que mínimo le daban unos 200 mil votos adelante.

Con buen conocimiento del escenario político lo hizo con la presencia de la fuerza de la candidatura común pero sobre todo de pruebas en la mano.

Por esos mismos días, el Concejo Coordinador Empresarial de Hidalgo (CCEH), en voz de su presidente CARLOS HENKEL, dio a conocer los resultados de una encuesta realizada por Parametría con ventaja para Menchaca de 28 puntos, que son una barbaridad.

Es aquí donde parece que Mendoza comete un error pues descalificó la encuesta y los calificó de irresponsables y dijo que una mafia se había apoderado del CCEH y les exigió que explicaran de donde pagan esas encuestas amañadas y claramente a favor del candidato de Morena.

Los empresarios aclararon a lo dicho por el coordinador de Viggiano que ellos generan empleos, movilidad económica arriesgando sus patrimonios, conduciéndose con respeto, objetividad y de frente, pidiéndole a la candidata Viggiano pronunciarse si suscribe o no lo dicho por su coordinador de campaña.

Parece que no hacía falta llegar a esta situación si se hubiera actuado con más tranquilidad.

El otro hecho es la presentación de una iniciativa de reforma eléctrica que Marco Antonio presentó con similitudes inocultables con la de AMLO que provocó la reacción de rechazo del PAN y PRD, poniendo en riesgo la alianza de Va por México.

El PRI ordenó que se retirara la iniciativa y así se hizo con el argumento, que nadie creyó, de que era a título personal y no del partido.

Los coordinadores de campaña son importantes, sin duda alguna, y más cuando de verdad tienen el poder de esta encomienda, porque cuando dependen de la voluntad y en ocasiones de los caprichos o estados de ánimo de los jefes, mal andan las cosas.

Para usted ¿quién de Natividad Castrejón y Marco Antonio Mendoza cumple realmente con la figura de coordinador de campaña?

Los hechos hablan.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon