No más acoso sexual o laboral en Hidalgo

Ahora sólo esperamos que las instituciones y personas involucradas en dar seguimiento a estas demandas tengan la capacidad de reconocer situaciones de violencia y sancionarlas sin temor a ninguna represalia operada desde el poder político y el uso de influencias.

Ahora sí, por unanimidad, el Congreso local del estado de Hidalgo aprobó (por iniciativa del diputado Miguel Ángel Peña) una reforma a la Ley de los Trabajadores al Servicio de los gobiernos estatal, municipal y los organismos descentralizados de Hidalgo para sancionar el acoso sexual o laboral a las mujeres trabajadoras.

 

DESPIDO, CASTIGO PARA ACOSADORES EN EL TRABAJO

El castigo para quienes acosen u hostiguen a sus compañeras de trabajo será la recesión de contrato, o sea, el despido. Si bien es una iniciativa que aplaudimos, nos sorprende que sea hasta ahora, en pleno 2019, el momento de promoverla y reconocerla como una problemática de múltiples implicaciones.

 

UNA EXTENSA HISTORIA QUE CAMBIAR

La historia del acoso es extensa y las formas en las que se ha normalizado tanto para hombres como mujeres en el mundo laboral es un asunto para reflexionar. En los últimos años, una nueva generación de feministas ha puesto sobre la mesa los temas pendientes para el Estado, la Iglesia y la sociedad en América Latina respecto de los derechos de las mujeres. Con ello se han ganado enemistades y, al mismo tiempo, han logrado incidir en las personas que están abiertas al cambio al reconocimiento de los derechos de las mujeres y niñas y han logrado colar en las agendas políticas diversas iniciativas que cada vez más gobiernos están tomando en cuenta para generar propuestas transformadoras.

 

CUMPLIR LA LEY SIN MIEDO A REPRESALIAS, LA ESPERANZA

La política cobra sentido cuando la podemos observar a nivel micro en el impacto que tiene en nuestras vidas. Hoy, en Hidalgo, una pareja homosexual puede casarse y un hombre que acosa y hostiga a una mujer en su trabajo, sea cual sea su posición en el organigrama, puede ser despedido. Suena bien, ahora sólo esperamos que las instituciones y personas involucradas en dar seguimiento a estas demandas tengan la capacidad de reconocer situaciones de violencia y sancionarlas sin temor a ninguna represalia operada desde el poder político y el uso de influencias.

Esta reforma es un paso más en el largo camino hacia el reconocimiento de los derechos de las mujeres porque, más allá del hecho de denunciar, no se trata de que las mujeres no permitan que las acosen, sino de terminar con el acoso, lo cual se vislumbra aún como un camino largo y pedregoso.


ARCHIVADO EN:
, , ,



Right Menu Icon