Optimismo por paulatina recuperación de la economía mexicana

La economía mundial ha comenzado a ver la luz del día y el Gobierno de Mexico ha lanzado las campanas al vuelo; solo es cuestión de que los inversionistas recuperen la confianza para que este optimismo se refleje en cifras de empleo.

Paulatinamente inicia un nuevo ciclo de recuperación de la economía, al estar ya amortiguado el impacto de la crisis desatada por la pandemia y la guerra de ocupación de Rusia en Ucrania. Los datos sobre el crecimiento de la economía mexicana hasta el tercer trimestre revelan que el Producto Interno Bruto (PIB) creció 4.32% respecto al mismo trimestre de 2021; en tanto que el segundo trimestre de este año creció 0.9% más, en términos reales.

Amortiguado el efecto de la inflación sobre la economía, inapropiadamente el gobierno de México ha echado las campanas al vuelo por los resultados obtenidos hasta hoy en la lucha contra la inflación. Y es que, en los primeros nueve meses de 2022, con series desestacionalizadas, el PIB aumentó 2.8%, en promedio anual, impulsado por el ritmo sostenido del sector industrial que acumuló una tasa de crecimiento de 3.3% y del sector servicios lo mismo con una tasa de 2.4%, en los primeros tres trimestres de este año.

El panorama parece alentador para México, pues el sector agropecuario creció 2% en el tercer trimestre de 2022 respecto al segundo trimestre y, en promedio anual, registró una tasa de 3.2%; en tanto que el sector industrial, que ha sido uno de los más dinámicos en este año, creció 0.6% respecto al trimestre previo y 3.7%, en promedio anual. A la vez, el sector de los servicios, donde se venían percibiendo signos de desaceleración durante el año, creció 1.1% respecto al trimestre previo y 4.5%, en promedio anual.

Mientras tanto, la inflación, que parece retroceder para ubicarse por debajo del 8.7% de los meses de agosto y septiembre, en octubre llegó a solo 8.4% y en la primera quincena de noviembre se ubicó en 8.14%. Nada mejor para premiar la política antinflacionaria del Banco de México (Banxico), pues afirmó que seguirá la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos y fijó su tasa de interés en 10%, un nivel histórico.

Sin embargo, la recuperación de la economía nacional no se ha expresado en el mercado laboral. El número de desempleados pasó de 1,984,244 personas en septiembre, a 1,993,573 personas en octubre; 9,329 personas perdieron su empleo en un mes, de una Población Económicamente Activa (PEA) de 60.4 millones de personas, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, Nueva Edición (ENOEN), lo que ha hecho que la tasa de desempleo llegue al 3.3%.

Estos datos muestran que la economía mexicana está en proceso de recuperación, pero su crecimiento no está generando nuevos empleos debido a la aversión al riesgo por parte de los empresarios, quienes han estado reduciendo sus puestos de trabajo, dejando los menos remunerados.

No obstante, se puede prever que la economía mexicana crezca cerca del 3% en 2022, como ha señalado el Banxico en sus nuevas proyecciones del 30 de noviembre, por arriba de los pronósticos de los organismos multilaterales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI), que ha proyectado un crecimiento de la economía mexicana de solo 2.1% en 2022, incluso por arriba de los pronósticos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que prevé un aumento de entre 2.1 y 2.5%.

Finalmente, amortiguar paulatinamente los efectos de la inflación con las medidas de política económica aplicadas está dando resultados positivos y, probablemente, si la demanda agregada de la economía mundial mejora, si los flujos del comercio mundial se restablecen, el optimismo entre los inversionistas podrá volver y mejorar el mercado laboral y, con ello, los ingresos de los hogares.

Avatar photo

Por: José Luis Ortiz Santillán

Economista, amante de la música, la poesía y los animales. Realizó estudios de economía en la Universidad Católica de Lovaina, la Universidad Libre de Bruselas y la Universidad de Oriente de Santiago de Cuba. Se ha especializado en temas de planificación, economía internacional e integración. Desde sus estudios de licenciatura ha estado ligado a la docencia como alumno ayudante, catedrático e investigador. Participó en la revolución popular sandinista en Nicaragua, donde trabajó en el ministerio de comunicaciones y de planificación. A su regreso a México en 1995, fue asesor del Secretario de Finanzas del gobernador de Hidalgo, Jesús Murillo Karam, y en 1998, fundador del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , , ,