Pachuca, no Ámsterdam

Si la intención de los huertos urbanos instalados por el ayuntamiento de Pachuca es garantizar a las personas la seguridad alimentaria y generar espacios comunitarios, ¿por qué el huerto no se instala en el corazón de las colonias a las que se pretende ayudar?

Cada cierto tiempo tengo la oportunidad de conversar con gente en puestos de toma de decisiones. En la mayoría de los casos, se trata del mismo perfil de persona: gente de la vieja escuela de la administración pública que conoce una sola forma de hacer las cosas. Sin embargo, con el tiempo, he tenido acercamientos con nuevas y “renovadas” mentes que se encuentran en la función pública.

Muchas de estas personas han sido formadas en escuelas fuera de la ciudad o pertenecen a un grupo de privilegio. También, muchas de esas personas han visitado otros países y se han llenado de ideas que funcionan de maravilla… en el primer mundo. Es este el caso del proyecto de los huertos urbanos recién implementado por el gobierno municipal.

El discurso que sostiene este proyecto se basa en la construcción de comunidad, la batalla contra el cambio climático y la economía familiar. La idea es que exista un huerto en medio de una transitada avenida al que las personas de colonias aledañas puedan acudir para tomar algunos vegetales.

Sin embargo, si la intención del proyecto es garantizar a las personas la seguridad alimentaria y generar espacios comunitarios, ¿por qué el huerto no se instala en el corazón de las colonias a las que se pretende ayudar? ¿Por qué no un huerto para cada familia? Las estrategias de gobierno siempre buscan ser visibles, tener nombres que aludan al progreso y la renovación de una ciudad que no brilla por nada en el escenario nacional.

Esto no es algo nuevo, hace un par de años, durante el gobierno municipal interino de Tania Meza, se celebró la “instalación” de un bosque lineal, que no eran más que brotes de árbol sembrados en línea. Así como los brotes de árbol no hacen un bosque, diez cajas de arena no hacen un huerto sostenible, solidario o capaz de combatir el cambio climático. Ya que los servidores públicos tienen experiencias internacionales, podrían esforzarse en comprender el contexto en el que implementan acciones que funcionan en otros países, porque al final del día, esto es Pachuca, no Ámsterdam.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon