Para iniciados en el T-MEC

La discusión alrededor del T-MEC nada tienen que ver con los hidrocarburos, sino con temas del sector eléctrico, principal interés de Estados Unidos y Canadá.

Mientras varias voces aseguran que nuestro país ha violado disposiciones del T-MEC, el gobierno de la 4T afirma una y otra vez que es mentira. Sin embargo, Javier Tejado Dondé escribe un artículo que resulta poco complicado de entender, aun para los que no somos -y estamos muy lejos de ser- expertos en la materia.

El gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha dicho repetidamente que el petróleo es nuestro y que eso no debe ser materia de discusión, pues es un precepto constitucional que se ha cumplido desde 1938, cuando el gobierno de Lázaro Cárdenas llevó a cabo la expropiación petrolera que todos recordamos cada 18 de marzo.

De inicio, Dondé establece que las quejas de Estados Unidos y Canadá (dos de nuestros más importantes socios comerciales) estriban no en el alguna vez llamado “oro negro”, encuadrado en el capítulo 8 referente a los hidrocarburos, sino en las obligaciones que se establecen a lo largo del propio Tratado de Libre Comercio, cuyas violaciones -aseguran nuestros socios- son muy evidentes e irrefutables.

El experto trae a colación los capítulos 2 y 14 del T-MEC, pues el primero se refiere al trato igualitario de las empresas extranjeras en comparación con las empresas nacionales, en donde debemos incluir a las paraestatales, y el segundo versa sobre el trato discriminatorio que se está dando a las empresas extranjeras, sobre todo en lo que tiene que ver con el sector eléctrico. 

De la misma forma, añade Javier Tejado, los más relevantes socios comerciales de México cuestionan con mucha precisión la Ley de la Industria Eléctrica Mexicana, con todo y que, si bien no se declaró su inconstitucionalidad formal, siete ministros piensan que sí lo es, lo que se ha traducido en que muchos amparos avancen y en su momento sean ganados por los quejosos.

Lo anterior, sin olvidar que Estados Unidos y Canadá se inconforman por las decisiones de la Comisión Reguladora de Energía que afecta a las empresas de sus países, ya sea por su acción o inacción regulatoria. 

Con estas premisas queda claro que el conflicto con estos países no es precisamente por los hidrocarburos, es decir por el petróleo, sino por temas que tienen que ver fundamentalmente con el sector eléctrico.

Ante este escenario, añade el siempre bien documentado articulista, el mensaje de López Obrador no es para los inversionistas, sino para el pueblo, y para muestra su defensa inmediata a través de la música de Chico Ché con el “¡uy, qué miedo!, para luego agregar la narrativa nacionalista de que México no es colonia y que la explicación del litigio se dará justamente el día en que los mexicanos celebramos nuestra Independencia. Así es: el próximo 16 de septiembre, a tan solo dos semanas de que se venza el plazo para que se logre un acuerdo que evite el riesgo de una controversia cuyas consecuencias serían devastadoras para la economía de nuestro país, al imponernos aranceles que podrían significar el cierre de decenas de empresas mexicanas que hoy exportan sus productos a estos dos países, principalmente.

Por todo ello, resulta incomprensible para el autor que el gobierno federal solicite la inmediata asesoría de Jesús Seade, hoy embajador de México en China, quien efectivamente jugó un importante papel como parte del equipo de transición de AMLO en la elaboración del T-MEC, pero en el capítulo 8, que se insiste que nada o muy poco tiene que ver con los reclamos de nuestros vecinos del norte.

Sin embargo, el gobierno sabe en el fondo que el meollo del asunto tiene que ver con el sector eléctrico y por ello se ha pedido también la opinión a la ministra Loretta Ortiz, que fue ponente en el tema de la acción de inconstitucionalidad sobre la Ley de la Industria Eléctrica.

O sea, el gobierno federal anuncia la defensa del petróleo como argumento nacionalista, pero al entender que no es por ahí el tema, tiene que buscar argumentos y fundamentos en cuanto a los cambios en el marco legal en México de la industria eléctrica.

NOTAS BREVES

Interesante fue la visita a Tula del secretario federal de Turismo. Recibí la invitación a la reunión en Real del Bosque y lo primero que me sorprendió fue la puntualidad: llegué apenas dos minutos después de la hora citada y Miguel Torruco ya estaba en su lugar, en espera de una asistencia calculada de entre 20 y 30 personas. Claro, a algunos no gustó que su intervención fuera tan amplia al referirse a su gestión en otros puntos del país, y tan escueta al hablar de lo que se pudiera trabajar en la región. 

A reserva de que al paso de los días se conozcan más detalles, la militancia de Morena en Hidalgo, y sobre todo la dirigencia, debe estar satisfecha por la participación en la jornada de votación del sábado, en donde los propios simpatizantes nombraron a los 70 consejeros estatales -diez por cada distrito electoral federal de la entidad, 35 mujeres y 35 hombres- que habrán de participar en el congreso estatal y de ahí seleccionar a los congresistas nacionales.  

Por hoy es todo, nos leemos en la próxima entrega, pero… Entre nos. 

Autor: José Guadalupe Rodríguez Cruz

*Egresado de la UNAM como licenciado en Derecho y Diplomado por el Instituto de Administración Pública de Querétaro y por la Universidad Iberoamericana en Políticas Públicas. *Regidor Municipal en Tula, Secretario Municipal de Tula, Diputado local en la LVII y LIX Legislaturas en el estado de Hidalgo y Presidente Municipal Constitucional de Tula 2000-2003. *Autor del libro “Desde el Congreso Hidalguense” y coautor del libro “Tula... su Historia” *Director y fundador del periódico bisemanario “Nueva Imagen de Hidalgo”, que desde 1988 se pública en Tula, Hgo.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon