Para reír y para llorar

Hay personajes que con tal de “agarrar hueso” se disfrazan del partido o de la discapacidad que haga falta.

En la política se dan hechos que lo mismo provocan carcajadas que ganas de llorar, en esta actividad en que lo mismo caben personajes serios y capaces que la honran, que payasos, cirqueros, saltimbanquis, trapecistas y vivos que la utilizan, generalmente para buscar puestos de poder que les dé dinero en abundancia, con nulo compromiso con la ciudadanía que dicen representar.

De estos hechos hablaremos.

 

SE VALE DE TODO

En la búsqueda del hueso se vale de todo y de ello dan prueba los candidatos que tenemos en la pelea por las diputaciones, donde han aparecido dizque arrepentidos que abjuran de sus partidos de origen como CANEK VÁZQUEZ, en su momento muy beneficiado del PRI y ahora nuevamente con premio mayor, pues el partido verde que le hace caritas a todos ya lo puso en primer lugar para ser diputado local plurinominal, desde luego con la idea de que Canek es de Morena partido al que incluso quiso dirigir pero no se lo permitieron y quién cree usted que lleva de suplente, pues ni más ni menos que a RICARDO CRESPO, en su oportunidad presidente del PRI, donde no hizo mal papel cuando este partido ganaba lo que quería porque entonces no había morenos.

Con tal de ganar, no se detienen en nada y si hace falta enfermar a alguien lo hacen, como en el caso del “pescador de lo que se deje” FRANCISCO XAVIER, de quien se dice que Morena lo hizo pasar como discapacitado robándole ese lugar a quien sí se lo merecía, no este vivales. Dicen que lo llevan al Congreso para hacer lo que hace mejor: PROVOCAR… ya lo verá usted.

De lo que se trata es de agarrar hueso y por ello se disfrazan de morenos aunque sean tricolores o de otra alma. Y ni se diga de los que quieren repetir y ya se lanzaron al agua porque, además, Morena así lo decidió. 

Y así les va a ir ya lo verá usted.

Pero de que provocan risas, risotadas, enojos y mentadas, sin duda.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon