Piensa mal y… ¿Por qué tanta grilla contra Yamillet Salazar?

Malos elementos que vieron afectados sus intereses están poniéndole el pie a la nueva titular de Seguridad Pública de Pachuca, quien solo sigue la encomienda de Sergio Baños de poner orden y terminar los negocios chuecos.

La trae duro contra la secretaria de Seguridad Pública de Pachuca, YAMILLET SALAZAR, un grupito de policías encabezados por GUILLERMO PÉREZ VILLAREAL, exdirector de la Policía Preventiva en el gobierno de Yolanda Tellería (quien además pensó que iba a ser el secretario con Sergio Baños, pero le falló), pues resultó afectado en muchas movidas, por lo menos raras, y por asuntos de ganancias en pesos tiene una guerra desatada contra la funcionaria para no perder esa mina.

En la banca, este personaje y su grupo han encontrado la manera de sacar las uñas y estorbar el trabajo de la secretaria, que solo cumple con las prioridades para la Policía Municipal y acata las instrucciones del alcalde para tener un cuerpo policiaco honesto y dedicado a su labor.

A los inconformes no les ha gustado la aplicación de reglamentos y el marco legal, como sucedió con elementos que fueron descubiertos tomando bebidas alcohólicas y a quienes otro policía denunció, por lo cual enfrentan las consecuencias lógicas.

YAMILLET pisó callos y algunos respingaron; YAMILLET frenó el uso de calificación de multas con gestoría de policías que lograban rebajas en las mismas y tenían su ganancia, desde luego, y al parecer con la complicidad de jueces calificadores que se prestaban al juego, hasta que se levantaron actas a dos jueces calificadores y se tiene la renuncia de uno de ellos; además, se prohibió que se calificaran infracciones en la barandilla.

Ahora la secretaria, cuando puede, califica en el caso de las infracciones porque la ley se lo permite y de esta manera se pone orden y se abaten los negocios chuecos.

En su momento, los negocios resultaban de poner cuotas por tener una patrulla, lo mismo que para los descansos o franquicias, por dejar el servicio según el acuerdo y por pasar por alto faltas como tomar bebidas alcohólicas.

El trato a policías no era el mejor, pero les dejaban, en muchos casos, campo libre para hacer negocios. Todo esto, por encargo del alcalde Sergio Baños, lo ha corregido la secretaria, Yamillet Salazar, pero parece que no gustó y ahora los balconeados pegan de gritos.

A eso se debe este escenario que mueven los dolidos.


ARCHIVADO EN:
, , , , , ,



Right Menu Icon