Que hablen los votos

Todos los acontecimientos recientes de violencia, tienen más tinte político-electoral que de lucha social.

Una elección es para que hablen los votos como expresión de la voluntad ciudadana en libertad y tranquilidad, y que no haya otros factores que busquen hacer de la elección un escenario de intereses ajenos a lo que decidan los votantes.

Sin embargo, ya se sabe que es el tiempo electoral el preferido de grillos y sembradores de cizaña, que lo aprovechan para hacerse presentes generalmente con el disfraz de lucha por derechos o para manifestarse como víctimas de alguna autoridad.

Por ello, y en el fondo porque en Hidalgo no le pintan bien las cosas a un partido que en el 2018 le fue de maravilla, todo indica que hizo apuestas muy riesgosas, como la que encabezó el alcalde de San Salvador y dirigente de la CNTE, ARMANDO AZPEITIA, que se dice organizó la protesta de vecinos de la comunidad de Xuchitlán por obras que le exigieron al gobierno del estado, cuando él sabía que era su obligación por el aviso que sobre el tema le hizo el 27 de abril la Secretaría de Obras  Públicas.

El resultado lo sabemos: violencia en la Plaza Juárez, un ciudadano lastimado y policías también, y el aprovechamiento faccioso, sobre todo, de militantes de Morena entre ellos un diputado trapecista y vivo que vio la oportunidad de reaparecer, porque desde que su patrón está en la cárcel y ya no cuentan con su medio, anda en las sombras, pero que buscaron sacar raja de estos hechos, lo que ya no es raro en estas personas.

Hubo también en este tiempo cierre de carreteras por la misma causa: exigencia de obras.

Y la cereza en el pastel es el caso de algunos policías que aprovecharon el tiempo electoral para manifestarse exigiendo mejoras de salarios y correcciones que juzgan necesarias en escalafón y otras demandas, y la amenaza de que si no se les cumple no estarán trabajando el día de la elección.

Queda clara su intención de hacer de la elección una oportunidad para lograr sus fines.

Llama la atención de que se den a conocer los nombres de gente que, todo indica, parecen encabezar esta protesta y que en opinión de elementos que se oponen a la manifestación tienen una motivación política y están molestos por haber sido castigados e investigados recientemente por acciones irregulares.

Y en la misma opinión de estos elementos inconformes con la manifestación, 

refieren que la molestia radica en que la mayoría de estas personas se encuentran reprobados en las evaluaciones de confianza y control.

Los manifestantes dicen que son datos confidenciales que nadie debe saber, pero lo cierto es que al interior de la policía parece que todos están enterados de los resultados, e incluso el mismo que se queja de que se den a conocer los nombres se contradice en eso de la confidencialidad pues afirma que el 90 por ciento de los mandos a nivel estatal están reprobados, entre ellos delegados y directores municipales.

Extraña afirmación esta del 90 por ciento reprobado, cuando se supone que son datos confidenciales y, sin embargo, el que se queja de que se den a conocer algunos nombres que señalan elementos que no están de acuerdo con ellos, afirme tal cosa, lo que confirma que pese a lo de que son confidenciales todo mundo tiene los nombres.

Queda claro con su aviso de que si no se les da lo que piden, no estarán trabajando en la elección, que el motivo tiene más de color político que de lucha salarial.

Lo más preocupante es que al parecer pudiera estar atrás de todo un senador de Morena y un candidato del mismo partido a diputado federal.

Tan sencillo que es dejar que los ciudadanos decidan y que se cumpla su voluntad.

En unas horas sabremos qué decidió Hidalgo.


ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon