Repensarnos al futuro

El nuevo gobierno en Hidalgo debe asumir integralmente su compromiso con el cambio, el cual no se logrará solamente con la actuación de las autoridades, sino con la participación de la sociedad.

Todos conocemos la narrativa de las promesas políticas en Hidalgo, que por décadas solo han creado desolación, marginación, pobreza y asimetrías en la generación de oportunidades, pero en la realidad los ciudadanos no conocen la prosperidad y estabilidad social que debería generar un proyecto de gobierno.

La alternancia política que ha generado el nuevo gobierno presenta diferentes retos y un obstruccionismo histórico en las prácticas y conductas de los escenarios de poder que han primado, lo mismo a través del caciquismo que de la inconciencia y corrupción de grupos de poder, que como aliados tácitos o expresos de la clase política fueron depauperando al tejido social y condenándolo a la miseria.

El ascenso de este nuevo proyecto político en el Ejecutivo de Hidalgo es, sin duda, una oportunidad de repensarnos como ciudadanía al futuro; ello implica que la participación de la ciudadanía organizada, al igual que el nuevo gobierno, asuma retos de concreción de la tarea pública, impulsando una nueva lógica de acompañamiento y soberanía de dicha tarea.

En este cometido, las prácticas de gobierno abierto donde no solo la visibilidad pública debe permear, sino la construcción de una toma de decisiones incluyente entre sociedad civil y sociedad política, deben cambiar las lógicas de trabajo público en municipios y desde el Poder Ejecutivo; en ello debe aparecer el interés real de las instituciones formales y reales que conforman al Estado.

Es evidente que existe entusiasmo y renovadas expectativas de la sociedad en Hidalgo por el ascenso de la alternancia política, tratando de dejar atrás una realidad de sinsabores que es fiel reflejo de los grandes contrastes que ha vivido el ciudadano común, aquel que no ve el fruto de su trabajo en el bienestar personal, familiar y social, cuestión brutal y desesperanzadora.

Es evidente también que un gobierno no se construye de arriba hacia abajo, por lo que la ciudadanía debe repensar su papel histórico, formar organizaciones cuya presencia sea el eje motriz de la toma de decisiones incluyentes de la construcción de la nueva realidad para la cual empeñó su voto.

 

Consultoría política: [email protected]. Suscríbete a mi canal de YouTube: “Ciudadanía de Kristal”.

 

Autor: Carlos Barra Moulain

Carlos Barra Moulain es Dr. en Filosofía Política, su ciudad natal es Santiago de Chile, encuentra en el horizonte social su mejor encuentro con la historia y hace de las calles el espacio de interacción humana que le permite elevar su conciencia pensando que la conciencia nos ha sido legada por los otros.


ARCHIVADO EN:
, , , ,



Right Menu Icon