Se desatan ambiciones y traiciones en Morena

Un verdadero relajo hay al interior de Morena rumbo a la Sucesión 2022, pues ya hay una larga lista de suspirantes que no tienen las cualidades necesarias para un encargo del tamaño de una gubernatura, pero que bien pueden solo buscar estorbar a Julio Menchaca, el aspirante más fuerte.

Algo no camina en Morena rumbo a la elección de candidato, y en un aspecto más general para la batalla por la gubernatura del 5 de junio del año que viene, porque ya hay signos y hechos de que las ambiciones se desataron, junto con lo que se puede calificar de traiciones de determinados personajes que -todo indica- ya se pusieron al servicio de un jefe para apoyar candidaturas que ni de Morena son.

 

Morena tiene la oportunidad, si hace las cosas bien, de tener un triunfo histórico si gana el Poder Ejecutivo en un estado como Hidalgo, abanderado del priismo nacional, pero por lo que se ve, tiene muchos personajes ambiciosos del poder que con sus desplantes boicotean esa posibilidad, llegando al extremo de que la traición no es ajena a la causa morenista por parte de personas que no solo estorban, sino que abiertamente demuestran que la única agenda que vale para ellos es la que les deje ganancia de poder y de dinero.

 

Un primer escenario que habla de desorden y descontrol es que, en ese afán de mostrarse como un partido abierto y democrático, ya hicieron de su lista de aspirantes un verdadero relajo por el número de personajes, la mayoría sin posibilidad alguna de triunfar, pero que les puede garantizar (o parece que eso piensan) los argumentos para exigir parte del pastel si ganan.

 

Por ejemplo, no se sabe qué bases pueden tener para buscar la candidatura de Morena gente como SIMEY OLVERA, VICENTE CHARREZ, FORTUNATO RIVERA, LIDIA GARCÍA, CUAUHTÉMOC OCHOA y otros que, la verdad, no tienen los espolones para un cargo en que, aparte de votos, hacen falta otras cualidades como experiencia, capacidad mostrada en los encargos que se hayan tenido, y sobre todo el reconocimiento popular como gente confiable para una responsabilidad mayúscula y un corazón moreno de verdad y no disfrazados con ese uniforme.

 

Dicen los conocedores que estas jugadas de levantar la mano para pelear la candidatura tienen como intención que, en caso de ganar, tengan argumentos para exigir beneficios para ellos o sus recomendados, mínimo buenas chambas y bien pagadas, y para los que se presentan como buscadores de la candidatura, aparte de dinero, poder.

 

Esto no es nada nuevo y es uno de los problemas que el PRI ha sabido manejar con el largo colmillo que tiene, empezando por poner en su lugar a los casi dueños de cargos que por sexenios se repetían una y otra vez.

 

¿30 MONEDAS?

Pero donde Morena debe cuidarse más es en casos como el que se presentó hace unos días, en que dos alcaldes, SUSANA ÁNGELES (TIZAYUCA) y LUIS ENRIQUE CADENA (NOPALA), junto con tres diputados locales y funcionarios menores de algunos municipios, presentaron lo que ellos llamaron “Proyecto alternativo del estado de Hidalgo“, según dijeron, para la construcción de un estado para todos con derechos y servicios de calidad, y además anunciaron que en una asamblea que se celebrará en diciembre, firmarán ese proyecto después de una jornada de debates y acuerdos para lograr que Hidalgo deje de ser una entidad pobre y olvidada.

 

En todo caso, lo menos que se puede uno preguntar es: ¿y el partido qué dice sobre este tipo de acciones? Porque se ve que se saltaron a la presidenta, Sandra Ordóñez, y que se van por la libre. Para justificar su proceder se puede argumentar que Morena es un instituto de libertades y mil cosas por el estilo, pero queda claro que no hay liderazgo ni orden y que empiezan este tipo de acciones que debilitan al partido por las divisiones que se ven.

 

Ahora, ¿de verdad son movimientos de Morena o morenos? Porque al final, a quien favorecen no es a este partido, sino al de enfrente, pudiendo pensarse que se hace por encargo para debilitar a quien resulte su candidato y favorecer al de otro partido, y como están las cosas, para estorbar a Julio Menchaca, que se ve como el más fuerte, y actuar para el otro ejército sin que se vayan con las manos vacías.

 

EL DEL VIDEO

Lo que ya se nota es una campaña de algunos grupos y personajes morenos o seudo morenos, en contra de JULIO MENCHACA, al que al parecer ya detectaron como el que tiene mayores probabilidades para obtener la candidatura y la gubernatura, pues al movimiento de dos alcaldes y un grupito de personajes menores se suma uno de los aspirantes que tiene opciones y que en un video que termina en bendiciones, se esfuerza -sin decirlo de frente- en mostrar que Menchaca es amigo del gobernador, como denunciando algo, porque él, dice, mantiene una relación profesional y responsable con el Ejecutivo, pero es distinto en su forma de hacer política, además de denunciar de manera encubierta que el gobernador le prestó a Menchaca “el estadio, el pequeñito”, refiriéndose al Revolución Mexicana, con lo que se debe suponer que si el 27 de octubre se llena el inmueble, no tiene chiste y si no se llena, peor.

 

Este personaje está en su libertad de actuar como quiera, pero no dejan de llamar la atención sus supuestas respuestas a muchas preguntas que –dice– le hacen sobre temas específicos. Es su estilo de hacer política, ahora de moreno como antes con otros uniformes.

 

Desde luego, todos están en su derecho de hacer y decir lo que deseen, pues finalmente la política tiene caminos amplios, pero quienes vemos el fenómeno político tenemos también el derecho de ver las causas, motivos y lo que se busca en el escenario de la política. Con todo respeto, como dice aquel.

 

Y lo que se nota es que Morena está cayendo en lo que le puede hacer perder esta oportunidad histórica para ganar la gubernatura: divisiones internas, presencia de grupos y personajes ambiciosos, acciones que hablan hasta de traiciones, particularmente en contra de quien se ve más fuerte. Y no hay que olvidar que el PRI no se duerme y está listo para la pelea.

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , ,



Right Menu Icon