Se encuentra el puente atirantado de Pachuca en su última etapa de construcción

La Sopot señaló que se espera que para el 30 de noviembre comiencen a circular los automóviles por este puente atirantado, cuya capacidad de carga es mayor a 6 mil toneladas.

En un recorrido informativo que la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (Sopot) brindó a medios de comunicación, por el puente atirantado de la Supervía Colosio, se dio a conocer que la construcción se encuentra en sus etapas finales y se espera que el 30 de noviembre comiencen a circular automóviles por este paso.

José Meneses Arrieta, secretario de Obras Públicas (Sopot) Hidalgo, explicó que el periodo en el que se encuentran es el de tensado de los cables o torones, que tardará aproximadamente 12 días, y cinco más para tensar la losa; después, dijo, se cerrará la glorieta para pavimentar con concreto asfáltico, se retirarán los puntales y se instalará la semaforización.

La licitación a la empresa Freyssinet de México, dio a conocer Arrieta, se aprobó por un total de 415 millones de pesos; sin embargo, este se incrementó debido al aumento, a más del 200%, del precio del acero, como resultado de la crisis por Covid-19; además, dijo, la UNAM recomendó ampliar el grosor de los mástiles, por lo que el puente ahora cuesta 502 millones de pesos.

Osvaldo Rodríguez, director de Comunicación de la Sopot, expresó que la estructura está hecha para resistir 6 mil 140 toneladas, y desde el nivel de la avenida hasta la punta mide 60 metros, más 32 de profundidad en la cimentación, con una extensión total de 580 metros, de los cuales 200 son exclusivamente atirantados y fabricados con acero. 

Cada mástil, reforzado con acero estructural de grado A50, está compuesto por cinco módulos, y existen 48 tirantes: ocho horizontales y 40 semiarpa, cada uno con una vaina fabricada en Austria y un tubo antivandálico para proteger los tirantes, formados por los torones, hechos en Eslovaquia, que suman, entre todos, 880, dijo el director de Comunicación.

Leoncio Ocampo, asesor de Freyssinet, explicó que la losa de concreto mide 25 centímetros de espesor, y se instalaron placas y más de 28 mil pernos de cortante, para detener los movimientos debidos a la circulación o a un sismo.

Con esta obra, señaló Meneses Arrieta, se evitan siete cruceros semafóricos, por lo que se gana en tiempo y se reducen las emisiones atmosféricas.

El retraso en las obras, se dio a conocer en el recorrido, se debió a que el oxígeno, requerido para la soldadura, fue ocupado para atender a enfermos de Covid-19, durante 2 o 3 meses; hubo un brote de coronavirus entre los trabajadores, y en el clima frío o lluvioso no es ideal trabajar, pues disminuye la eficacia de la soldadura, a la cual se le realizan hasta cinco pruebas de calidad.

Se manifestó que la obra es revisada por laboratorios certificados de las secretarías de la Contraloría y Obras Públicas; de la empresa; internacionales, y de la UNAM. Según palabras de Omar Fayad, gobernador de Hidalgo, “la calidad y seguridad del puente no están por encima del tiempo”. 


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon