Si se equivoca de candidato, el PRI pierde la gubernatura

Al interior del PRI Hidalgo deben estar muy conscientes de la importancia de la unidad rumbo a la Sucesión 2022, pues si se asoman la envidia y el encono, el tricolor puede irse despidiendo de la gubernatura.

El PRI, que lleva más de 90 años en el poder en Hidalgo, desde que se fundó como PRN el 4 de marzo de 1929 y llevó a la gubernatura a BARTOLOMÉ VARGAS LUGO, ha encadenado victorias electorales hasta tener 33 gobernadores constitucionales y no ha conocido la derrota, lo que equivale a decir que en nuestro estado no se ha dado la alternancia porque el voto ciudadano así lo ha decidido.

 

Sin embargo, para la elección del 5 de junio próximo para decidir al sucesor de Omar Fayad, el escenario es distinto por la presencia fuerte de Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador, que puede lograr la alternancia si procede con prudencia e inteligencia. Pero ese es otro tema, el que nos ocupa ahora es el reto que tiene el PRI de elegir bien y con sabiduría a quien será su apuesta para no perder la gubernatura.

 

Si el partido tricolor no elige bien y se imponen para la candidatura criterios de grupos y de personajes obsesionados con el poder, todo indica que podría perder la elección. Hasta el momento se ven dos candidatos fuertes: Israel Félix Soto y Carolina Viggiano, sin ignorar que también se mencionan otros nombres que en circunstancias realmente problemáticas pueden dar paso a un caballo negro, dejando con las manos vacías a los antes mencionados.

 

El crecimiento de Israel, de 40 años de edad, ha sido meteórico y ha logrado una presencia fuerte y sólida, porque es un político de resultados y con carisma con la gente, particularmente con los jóvenes, que no lo ven mal. En este momento es alcalde de Mineral de la Reforma y ha mostrado tamaños para convertirse en líder entre los presidentes municipales, porque tiene iniciativa y creatividad. Su nombre crece entre los priistas como una carta ganadora que fomenta unidad y espíritu de victoria para la gubernatura. Israel Félix es, sin duda, gente cercana al gobernador.

 

Carolina Viggiano, de 53 años de edad, tiene una carrera fuerte en la política iniciada en el gobierno de Jesús Murillo Karam; creció hasta lograr ser titular de organismos importantes en el gobierno estatal y federal y ha ostentado tres diputaciones federales, que llegarán a cuatro con la que tendrá en la Legislatura que viene. Se habló mucho de un actuar fuera del acuerdo y diálogo con el gobernador Omar Fayad y la intención de prácticamente irse por la libre, en una actitud que llama la atención, ya que es bien sabido que actuar sin el consentimiento del mandatario (sobre todo cuando se trata del mejor del país, como se cataloga a Fayad) es temerario y una falta de respeto que tiene consecuencias.

 

En las últimas horas se habla de reuniones de acuerdo y conciliación entre Viggiano y el gobernador, lo que sin duda es bueno para el PRI, porque abriría puertas de consenso y de responsabilidad para tener una apuesta ganadora.

 

El presidente nacional del PRI, Alejandro Moreno, si bien se supone que apoya a Carolina, actuó con madurez en la última reunión del PRI estatal, donde con claridad dijo que en el proceso para la gubernatura de Hidalgo, el jefe es Omar Fayad. De este modo está dicho todo en cuanto a la autoridad que se le reconoce al gobernador, dejando de lado actitudes que  dividan o fracturen a los tricolores de Hidalgo. También tuvo el acierto de no provocar un destape anticipado al no revelar el género de la candidatura.

 

En el peor de los casos, si no hubiera acuerdos, se abren las puertas para otros aspirantes, dándose el caso del caballo negro.

 

Sin embargo, Israel Félix y Carolina Viggiano parecen ser los posibles para la candidatura, lo que exige en la decisión de partido que lidera Julio Valera, dejar fuera a grupos y cuotas para personajes o grupos, pues si se equivocan en la selección de candidato, serán testigos de la alternancia pasando a la historia como los que entregaron el poder a otro partido.

 

Veremos qué deciden y si después de la elección se mantiene la unidad del partido, o empieza la corredera y acomodo de quienes brinquen del barco. Hará falta mucha unidad y sentido partidista para aceptar a quien se elija y cerrar filas, sin lo cual los priistas no podrán ganar.

 

Unidos todos, sin resentimientos y con responsabilidad, no va a ser sorpresa que el PRI gane la gubernatura número 34 en Hidalgo.

Si gana Israel, Carolina debe apoyar con toda su fuerza política y viceversa: si gana Carolina, Israel debe ser factor de triunfo para esa apuesta del PRI.

 

La fórmula parece sencilla y siempre en favor de la unidad… pero ¿estarán dispuestos a actuar así?

Autor: Adalberto Peralta Sánchez

Nací el 11 de mayo de 1946 en un pueblito que tiene una laguna con patos y un parque con bancas con el nombre grabado del donante. Una de esas bancas tiene el nombre de mi padre. Estudié Filosofía y ejerzo el periodismo desde hace varios años. Colaborar con mi hijo en EFFETÁ me llena de orgullo. Trataré de hacerlo bien.


ARCHIVADO EN:
, , , , , , , , , , ,



Right Menu Icon